Resguardo de Derechos

Medidas de apoyo para estudiantes embarazadas, madres y padres adolescentes

La Ley General de Educación, señala que el embarazo, maternidad y paternidad de estudiantes jóvenes, en ningún caso constituirán impedimento para ingresar o permanecer en los establecimientos educacionales particulares y públicos que posean Reconocimiento Oficial del Estado. En este sentido, la normativa señala que deben otorgarse las facilidades académicas y administrativas, y las medidas de apoyo correspondientes para resguardar el derecho a la educación y prevenir la deserción escolar.

Una estudiante embarazada, requiere de apoyos especiales, familiares, médicos y pedagógicos para resguardar el desarrollo de su trayectoria educacional y su salud.

La condición de embarazo o maternidad en ningún caso limita el derecho a asistir y participar en todas las actividades, curriculares y extraprogramáticas que se realicen al interior o fuera del establecimiento, considerando las excepciones que se deriven de las indicaciones del médico tratante.

Los establecimientos en sus proyectos educativos deben prohibir todo tipo de discriminación arbitraria, en este sentido, es fundamental generar ambientes de aceptación y buen trato, que favorezcan la inclusión y la permanencia escolar en igualdad de condiciones.

¿Qué normativa resguarda los derechos de embarazadas, madres y padres estudiantes?

  • La Ley General de Educación (Art. 11).
  • Decreto 79 del año 2004; Ministerio de Educación.
  • Resolución Exenta N° 0193 del año 2018, que aprueba Circular normativa sobre alumnas embarazadas, madres y padres estudiantes.

La Superintendencia de Educación desde febrero de 2018 instruye que todos los establecimientos con Reconocimiento Oficial, deben contar con un Protocolo de retención y apoyo a alumnas embarazadas, madres y padres estudiantes, el cual debe integrarse al Reglamento Interno.

¿Qué contenidos debe considerar el Protocolo?

a) Medidas académicas que apuntan a mantener a los y las estudiantes en el sistema educativo, flexibilizando los procesos de aprendizaje y el currículo. 

  • Criterios de promoción que aseguren el aprendizaje efectivo y los contenidos mínimos de los programas de estudio.
  • Establecer en el Reglamento de Evaluación y Promoción, medidas que favorezcan la permanencia de las y los estudiantes.
  • Contar con un calendario flexible y una propuesta curricular adaptada.
  • Resguardar que las estudiantes no estén en contacto con materiales nocivos o en situación de riesgo durante su embarazo o lactancia.
  • Incorporar medidas a nivel curricular, cuyo objetivo y contenido se relacionen al embarazo, paternidad y cuidados que requieren los niños.
  • Considerar las orientaciones del médico tratante, referidas a la asistencia a clases de educación física; disponer que las estudiantes madres estarán eximidas de este subsector hasta el término del puerperio (seis semanas después del parto).

 b) Medidas administrativas orientadas a compatibilizar la condición de embarazo, maternidad o paternidad con la de estudiante. 

  • Asegurar un ambiente de respeto y buen trato hacia la condición de embarazo, maternidad o paternidad del estudiante.
  • Consagrar la participación, en organizaciones estudiantiles, así como ceremonias o actividades extraprogramáticas.
  • Adaptación de uniforme, según la etapa del embarazo.
  • No se aplicará la norma de 85% de asistencia, mientras sea debidamente justificada.
  • Los correspondientes registros de asistencia, permisos, ingresos y salidas, deben señalar  etapa de embarazo, maternidad o paternidad en que se encuentre la o el estudiante.
  • Asistir al baño, las veces que requieran.
  • Durante los recreos podrán utilizar las dependencias de biblioteca o demás espacios que contribuyan a evitar accidentes o situaciones de estrés.
  • Contemplar el derecho al periodo de lactancia, respetando el horario de alimentación fijado, considerando el tiempo de traslado.
  • Aplicabilidad del seguro escolar.

Redes de apoyo

El protocolo debe señalar las redes de apoyo que tienen los estudiantes en situación de embarazo, maternidad o paternidad adolescente.

Ejemplos:

  • JUNAEB con su “Programa de apoyo a la retención escolar para embarazadas, madres y padres adolescentes”.
  • JUNJI otorga acceso preferencial en su red de jardines y salas cunas a las madres y padres que están en el sistema escolar.
  • Oficina de Protección de Derechos de niños, niñas y adolescentes.

Preguntas frecuentes relacionadas con esta materia:

No. La estudiante tiene derecho a asistir regularmente a clases, dentro de su jornada y curso. Algunos establecimientos proponen, que las estudiantes embarazadas y madres, dejen de asistir a clases y que sólo lo hagan para rendir pruebas. Cuando esta situación no se funda en razones médicas, es discriminatoria, ya que margina a la adolescente del proceso educativo.

No. Las estudiantes embarazadas y madres tienen derecho a asistir a clases durante todo el embarazo y retomar sus estudios después del parto. La decisión de dejar de asistir los últimos meses del embarazo o postergar la vuelta a clases, depende exclusivamente de las indicaciones médicas orientadas a velar por la salud de la joven y el hijo/a.

Podrá solicitar mediación o denunciar esta situación ante la Superintendencia de Educación. La Ley 20.609 establece medidas contra la discriminación, posibilitando a las personas afectadas, en los casos que estimen necesario, interponer además una acción legal ante el juez.