Resguardo de Derechos

Material didáctico: ¡Esencial para el desarrollo de niñas y niños!

La normativa educacional orienta a los establecimientos en relación a lo mínimo que deben tener en cuanto a recursos didácticos por nivel, con la finalidad de aportar a la construcción de nuevos aprendizajes según las necesidades, características e intereses de cada párvulo.    

La primera infancia es reconocida como una etapa donde niñas y niños viven experiencias que favorecen el desarrollo de la creatividad, curiosidad, exploración, solidaridad, cooperación, imaginación, entre otras; ya sea de forma individual o colectiva.

Contar con recursos tangibles y adecuados es una oportunidad para la construcción de propiedades y categorías de observación, que aproximan al párvulo en el descubrimiento de su entorno, y permite que educadoras y técnicos de educación parvularia, puedan identificar habilidades y destrezas de manera diferenciada por cada niña o niño.

Es importante que el material didáctico no sea confundido con sencillos juguetes de entretención.  Por el contrario éste no es utilizado ni pensado al azar,  los recursos didácticos deben ser coherentes y pertinentes con el curriculum que promueve cada establecimiento, para que logren un real impacto en el proceso educativo.

Seguridad del material didáctico

Los establecimientos de educación parvularia tienen la responsabilidad de resguardar la integridad de niñas y niños, por esta razón todos los recursos o elementos deben ser de material concreto, resistente y duradero; además de cumplir con las condiciones de higiene y funcionalidad mínimas necesarias.

Asimismo, los establecimientos deben contar con espacios adecuados y protegidos para la manipulación de diversos materiales y velar por la calidad y mantención de éstos.

Todo recurso tangible o concreto, que se utiliza con una intención educativa y con el fin de complementar las experiencias pedagógicas vividas por los párvulos. El material didáctico se convierte en un recurso para la construcción del aprendizaje de niños y niñas.

  • Superficies lisas, en las que se eliminen astillas o grietas pronunciadas.
  • Puntas redondeadas que eviten cortes al ser manipulados.
  • Materiales en los que cada pieza posea un tamaño mínimo superior a 3,5 cm. de diámetro.
  • Diversas texturas y colores.
  • Materiales que utilicen pinturas no tóxicas.
  • Sellado seguro en caso de contener elementos en su interior.
  • Biblioteca de aula: los establecimientos de educación parvularia deberán contar con una biblioteca de aula con libros en cantidad y variedad – en cuanto a títulos, tamaños y formatos – suficiente (al menos 1 por cada niño o niña) y en buen estado. La colección deberá incluir libros narrativos e informativos, sólo con imágenes o con imágenes y texto, en relación a temáticas y géneros adecuados para cada nivel educativo.
  • Mobiliario y Equipamiento: se recomienda que los establecimientos de educación parvularia, de acuerdo al nivel, cuenten con la cantidad mínima de mobiliario y equipamiento por sala de actividades, los cuales contribuyen al desarrollo y aprendizaje de niñas y niños.

¡Conoce y comparte con tu comunidad educativa los siguientes recursos digitales!

Actualizado: Noviembre 2017