Resguardo de Derechos

Apoyo a la escuela: ¿Cuáles son las responsabilidades de la familia?

El desarrollo integral de las y los estudiantes durante su trayectoria educacional necesita del compromiso tanto de la escuela como de la familia y/o apoderado, además de un trabajo colaborativo entre todos los actores de la comunidad.

La alianza familia–escuela se construye en base a una relación de respeto y valoración mutua, reconociendo los roles y responsabilidades de cada parte, pero por sobre todo colaborando para apoyar las necesidades de cuidado y formación de los estudiantes en su proceso educativo.

La normativa educacional reconoce derechos y deberes para los distintos integrantes de la comunidad, cumpliendo un rol fundamental las responsabilidades que deben asumir las familias y/o apoderados en el desarrollo escolar de los y las estudiante.

Ante ello, los padres, madres y apoderados tienen derecho a ser informados, escuchados, a participar y asociarse, con el fin de contribuir al proyecto educativo institucional; y también tienen el deber de apoyar el proceso educativo de sus hijos, hijas o pupilos.

Las familias y/o apoderados pueden aportar al proceso educativo cumpliendo con las responsabilidades señaladas en la normativa educacional:

  • Educar a sus hijos considerando la obligatoriedad de la educación.
  • Brindar un trato respetuoso a todos los integrantes de la comunidad educativa.
  • Informarse, respetar y contribuir a dar cumplimiento al proyecto educativo.
  • Cumplir con los compromisos asumidos con el establecimiento educacional.
  • Colaborar con el cumplimiento de las normas de convivencia, el reglamento interno y el funcionamiento del establecimiento.

Cuando los padres, madres y apoderados apoyan la educación de sus hijos o pupilos, favorecen el esfuerzo de los estudiantes por aprender, la autoestima, la autoeficacia y mejoran las oportunidades de aprendizaje.

Actualizado:  Julio 2017

Algunas sugerencias de utilidad:

  • Cautelar la asistencia diaria de los estudiantes al establecimiento educacional.
  • Velar por el descanso, la recreación, la alimentación adecuada y fomentar una actitud positiva frente al estudio.
  • Mantener comunicación sistemática con el profesor jefe del estudiante.

Los padres, madres o apoderados tienen derecho a:

  • Asociarse libremente, con la finalidad de lograr una mejor educación para sus hijos.
  • Ser informados por el sostenedor, directivos y docentes a cargo de la educación de sus hijos respecto de los rendimientos académicos, de la convivencia escolar y del establecimiento.
  • Ser escuchados.
  • Participar del proceso educativo, en los ámbitos que les corresponda, aportando al desarrollo del proyecto educativo, en conformidad a la normativa interna del establecimiento.

Ningún padre o madre, a menos que una sentencia judicial ordene lo contrario–atendido el interés superior del niño- puede ser privado de su derecho a ser informado o participar activamente en el proceso educativo de su hijo.