Superintendente O’Ryan: “Tenemos que sacar fuerzas de flaquezas porque el interés superior de los niños está primero”

  • Por su parte, la doctora Amanda Céspedes en #ConversacionesSupereduc, recalcó la necesidad de la presencialidad para los aprendizajes y señaló que “la escuela debiera ser, y en muchos casos lo es, el lugar más seguro desde el punto de vista de la salud, desde el punto de vista emocional, desde el punto de vista de social, y acá debiera ser el lugar más seguro incluso que la casa”.
 

11/06/2021 Nacional

En una nueva versión de #ConversacionesSupereduc, la Superintendencia de Educación transmitió vía streaming el webinar “Colaboración familia/escuela: un desafío mayor en pandemia”, espacio que reunió al superintendente Cristián O’Ryan y a la neuropsiquiatra infanto-juvenil, Amanda Céspedes, para ahondar sobre el rol fundamental que cumplen la familia y los adultos en el resguardo del bienestar de niñas, niños y jóvenes, en el contexto de crisis sanitaria.

Este conversatorio se enmarca dentro de la campaña “Si te cuido, me cuido”, iniciativa que busca fomentar conductas que contribuyan al cuidado como un acto de amor y solidaridad en los distintos ámbitos de la vida diaria, especialmente en nuestros hogares, en los establecimientos educacionales y en lo digital.

“Queremos hacer un llamado a que tomemos conciencia del autocuidado desde el ámbito de la convivencia hasta el ámbito de la salud, porque cuando volvamos de manera más masiva a la presencialidad, sobre todo en los establecimientos educacionales, tenemos que cumplir con los protocolos que se establezcan y hacer de ese espacio un espacio seguro para que los niños y niñas puedan continuar aprendiendo”, destacó el superintendente O´Ryan.

En esa misma línea, con respecto a los aprendizajes y el impacto que ha generado la crisis sanitaria en las comunidades educativas, la doctora Amanda Céspedes resaltó que “nadie estaba preparado para dar respuesta a la gran cantidad de desafíos que surgieron en el momento mismo en que aparece la pandemia y en que los niños se van a casa, pero este año ocurre como una paradoja, si bien se han logrado armar los equipos, hay mucho más cansancio, hay más agobio e indudablemente la incertidumbre de no saber cuándo va a terminar esto, genera mayor fatiga. Hay más organización de equipo, más planificación, pero al mismo tiempo más cansancio”.

Ante este escenario y en cuanto al rol que deben cumplir los adultos, la presidenta de la Fundación Educacional Amanda insistió en que “lo único que nosotros tenemos que hacer en las casas como adultos es pensar en que los niños están primero, pero que esto no sea un slogan, que sea realidad. Los niños están primero, el adulto tiene que dejar lejos de si la rabia, la desesperación, la angustia, el miedo y cuando está con sus hijos tiene que estar plenamente con ellos. Hay que estar con ellos, acompañarlos y darles espacios”.

En este mismo contexto, el superintendente de Educación enfatizó que “tenemos que sacar fuerzas de flaqueza porque el interés superior de los niños está primero y tal como dice la doctora eso no puede ser un slogan”.

De acuerdo a las cifras de la Agencia de Calidad de la Educación, en relación a las dificultades socioemocionales, la autoridad nacional indicó que  “el 70% de los niños, niñas y jóvenes dijo tener dificultades para expresar sus emociones; 9 de cada 10 jóvenes de 3° y 4° medio señalaron que el periodo al que no asistieron al colegio los afectó negativamente en su aprendizaje, y el 45% de los niños y niñas de alta vulnerabilidad señaló que les gustaría que los profesores les preguntaran cómo ha sido estar lejos del colegio. Son cifras alarmantes al igual que los resultados en los aprendizajes, es por eso que hay que enfocar todos los esfuerzos en el resguardo del derecho de los niños a aprender, porque estamos hablando del futuro de nuestro país”.

Al finalizar, la neuropsiquiatra infanto-juvenil, Amanda Céspedes, concluyó que, para poder sobrellevar los aprendizajes en pandemia es necesaria la presencialidad. “De primero a cuarto básico los niños necesitan desesperadamente a sus docentes. Para un niño pequeño la educación a distancia no es el ideal”. Además, destacó que “la escuela debiera ser, y en muchos casos lo es, el lugar más seguro desde el punto de vista de la salud, desde el punto de vista emocional, desde el punto de vista de social, y acá debiera ser el lugar más seguro incluso que la casa en términos de posibilidades de contagio, pero para eso se requiere responsabilidad, compromiso e implementar los recursos necesarios para poder hacer una adecuada protección”.

Ingresa a la campaña “Si te cuido me cuido”