Superintendencia instruye a establecimientos educacionales sobre exigencias de seguridad en actividades deportivas

  • Frente a los arcos de fútbol, el instructivo precisa que todos los colegios del país deberán elegir un mecanismo para fijarlos al suelo de manera de evitar su volcamiento.

31/03/2014 Nacional

Para resguardar la seguridad de los alumnos durante las actividades deportivas y al aire libre -ante los graves accidentes registrados este año debido al volcamiento de arcos de fútbol-, la Superintendencia de Educación instruyó a todos los establecimientos del país fijar los arcos al piso y adoptar una serie de medidas en materia de seguridad.

“Como Superintendencia no podíamos quedar indiferentes y, por eso, instruimos a los colegios que fijaran los arcos de fútbol al piso, a través de cualquier mecanismo —cuerdas, cadenas, sistemas de anclaje u otros—, de modo de impedir que éstos caigan sobre los niños”, sostuvo el superintendente Manuel Casanueva.

El oficio Nº 156 precisa que el sostenedor, personal directivo, docentes y asistentes son los responsables de la seguridad de sus alumnas y alumnos, mientras éstos se encuentren durante el horario de la jornada escolar, dentro del establecimiento o en actividades extraprogramáticas. Y que en virtud de lo anterior, las actividades educativas y recreativas en gimnasios y al aire libre deben considerar las buenas prácticas necesarias para asegurar el adecuado uso de implementos y el debido resguardo de la integridad física de los alumnos.

Entre las medidas, -que contaron con el aporte de la Asociación Chile de Seguridad (ACHS), figuran las siguientes:

 

  • Todas las actividades educativas deben desarrollarse con la supervisión de un docente o asistente de la educación.
  • El establecimiento educacional debe definir e implementar prácticas que ayuden a prevenir el riesgo o daño de los y las niñas dentro del recinto escolar o al momento de practicar actividades recreativas-deportivas. Y prevenir que los alumnos realicen actividades riesgosas, enseñándoles el valor del autocuidado tanto dentro como fuera del establecimiento.
  • Preferir materiales y equipamientos livianos y de superficies lisas, que permitan reducir el riesgo o daño en la salud de los niños.
  • Privilegiar y promover, al inicio de cada año escolar y de cada actividad deportiva o recreativa, un breve aviso-advertencia sobre el uso responsable y correcto de los elementos accesorios y deportivos, y sus riesgos en caso de mala utilización.
  • Revisar periódicamente y antes de cada actividad el estado de los implementos deportivos, que se encuentran dentro del establecimiento escolar o recinto deportivo. Evitar el inicio de la actividad sin un chequeo previo.
  • Recalcar que los implementos deportivos forman parte de los elementos recreativos del establecimiento (Ej: arcos, aros de básquetbol, mesas de ping-pong, taca-taca), pero su mal uso puede ocasionar problemas y accidentes, y nunca deben ser utilizados para fines distintos a los que están destinados.
  • Los establecimientos deberán elegir un mecanismo para fijar al suelo los arcos de fútbol e implementos similares, de manera de evitar su volcamiento. Recordar que arcos, aros y otros, no son un equipamiento para escalar ni hacer acrobacias. Por lo tanto, no se puede subir a ellos ni colgarse bajo ninguna circunstancia.
  • Evitar que los niños muevan por sí solos estos implementos.
  • Recordar que cada establecimiento debe elaborar un Plan Integral de Seguridad Escolar (PISE), el cual debe contener actividades de prevención de riesgos de acuerdo a los peligros existentes en la realidad específica de cada establecimiento.
  • Se reitera la importancia de contar con medidas de seguridad necesarias que resguarden el buen funcionamiento del establecimiento educacional, tales como señalética visible, salidas de emergencia en buen estado y claramente identificadas, extintores cargados, botiquín, enfermería o primeros auxilios, escaleras con pasamanos y antideslizantes, instalaciones eléctricas y de gas seguras y cierres perimetrales.

El instructivo precisa que la Superintendencia fiscalizará, en el ámbito de sus facultades, las condiciones generales de seguridad de los establecimientos escolares.