Superintendencia de Educación participa en el Primer Encuentro para abordar los desafíos LGBTIQA+ en el sistema educativo

  • En la instancia se dieron a conocer los alcances de la actualización de la Circular 812, que garantiza el derecho a la identidad de género de niñas, niños y adolescentes en el ámbito educacional.

01/07/2022 Nacional

Como una manera de promover espacios de diálogo y reflexión para fortalecer una educación inclusiva, el Ministerio de Educación junto a la Red Diversa de Municipalidades llevaron a cabo el Primer Encuentro para abordar los desafíos LGBTIQA+ en el sistema educativo.

Esta instancia contó con la participación del ministro Marco Antonio Ávila; del superintendente de Educación (s), Claudio Borges; de la directora nacional de la Fundación para la Promoción y Desarrollo de la Mujer (Prodemu), Marcela Sandoval, y del coordinador del Departamento de Inclusión Social de Red Diversa; Francisco Vira.

“Mi primera reflexión tiene que ver con cómo ponemos a disposición los espacios para poder promover un conjunto de políticas que permitan que muchos de aquellos temas son parte de la agenda de derechos humanos, efectivamente comiencen a incorporarse en la sociedad, y para eso es fundamental la alianza que tenemos que hacer con los gobiernos locales, pero también con la sociedad civil organizada”, destacó el ministro de Educación.

En esa línea, sostuvo que “a veces los espacios escolares no son espacios de bienestar, pero tenemos que trabajar para que lo sean y mucho de esto parte con estos procesos formativos. Tenemos que asumir una responsabilidad vigilante y empujar las agendas de transformación”.

Por su parte, Marcela Sandoval hizo énfasis en el giro que están realizando desde Prodemu: “somos una fundación privada, pero hacemos gestión pública por los derechos de las mujeres y ahora le hemos puesto un enfoque interseccional y de pertenencia territorial, dando un pie forzado en nuestro trabajo, que esperamos empiece a ser visto y reflejado de a poco, en nuestra participación en las distintas instancias de trabajo por los derechos LGBTIQA+ (…). Estamos muy contentas y contentos de abrir este espacio y de seguir trabajando en alianza por el desarrollo de estas iniciativas. Por eso, nos ponemos a disposición para trabajar por la educación sexual integral junto al Ministerio de Educación y quienes lideren estos espacios en las unidades del aseguramiento del derecho a la educación”.

Respecto a las complejas situaciones que han tenido que enfrentar las municipalidades en esta materia, Francisco Vira, coordinador del Departamento de Inclusión Social de Red Diversa, destacó que estos encuentros permiten “poder reflexionar, ver las barreras que existen y ver cómo avanzamos, porque también es posible que puedan retroceder, por lo que el objetivo es avanzar con el sentido de urgencia pertinente. Acá somos una red y hemos entendido que el trabajo es colaborativo, hay un proyecto colectivo y si no es colectivo no vamos a llegar a ningún lado”.

Desde la Superintendencia de Educación, Claudio Borges, relevó la Circular 812 que vino a actualizar la Circular 768 de 2017. “Para nosotros esta circular representa un gran paso. Estamos a plena disposición de poder seguir avanzando en esta materia y en los cánones que nos establezca la normativa. Lo anterior no solamente desde el punto de vista de la fiscalización sino también desde el punto de vista del acompañamiento a los establecimientos que nos permita ir corriendo un poco la barrera”.

Para dar a conocer los alcances de la Circular 812 que garantiza el derecho a la identidad de género de NNA en el ámbito educacional, Constanza Ibarra, abogada de la Unidad de Análisis Jurídico de la Superintendencia, presentó las medidas asociadas al resguardo de los derechos de estudiantes trans y las obligaciones que deben cumplir los establecimientos educacionales y demás miembros de la comunidad educativa.

El sentido de esta circular tiene que ver con respetar y promover los derechos que le asisten a todos los niños, niñas y estudiantes, sin distinción; promover la buena convivencia escolar, es decir, las relaciones de respeto mutuo y tolerancia para prevenir cualquier tipo de acoso, tratos vejatorios, degradantes o maltrato en cualquiera de sus formas; y adoptar medidas administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger los derechos de los estudiantes, dirigiendo todas las acciones necesarias que permitan erradicar este tipo de conductas nocivas en el ámbito educativo.