Superintendencia de Educación informa sobre medidas especiales para reapertura de establecimientos que imparten educación parvularia

  • Implementar protocolos sanitarios, de limpieza y desinfección del recinto, programar horarios diferidos de alimentación e informar a las familias de las acciones que se ejecutarán al interior de los establecimientos, son algunas de las obligaciones que deberán cumplir para el retorno de actividades presenciales.

14/10/2020 Nacional

Al igual que los establecimientos de educación básica y media, las salas cuna y los jardines infantiles también deberán adoptar medidas especiales relacionadas con la seguridad y la salud, a propósito de la pandemia por Covid-19, ya sea ante un retorno total o parcial de sus actividades presenciales, en la lógica de la voluntariedad, seguridad y gradualidad que establece el plan “Abrir los Establecimientos de Ed. Parvularia Paso a Paso” del Ministerio de Educación.

“Estamos viendo cómo paulatinamente las comunidades educativas se están organizando para retornar a los recintos educacionales, y para lograr que los niños y niñas se vuelvan a reencontrar, el concepto clave aquí es la seguridad. Sobre todo, en salas cuna y jardines infantiles que reciben a menores de seis años quienes dependen absolutamente de los adultos y de las medidas que se implementen para resguardar su integridad física, psicológica y emocional”, afirmó el superintendente de Educación, Cristián O´Ryan.

En ese sentido, la Circular N° 587, que imparte instrucciones a los sostenedores de establecimientos de educación parvularia con Reconocimiento Oficial del Estado, Autorización de Funcionamiento o que se encuentren en periodo de adecuación, detalla las acciones que se deben cumplir para no poner en riesgo la salud de niños, niñas, padres, apoderados, educadoras de párvulos y manipuladoras de alimentos, entre otras, ante un eventual retorno a clases presenciales.

En relación a la seguridad y salud de todos los integrantes de la comunidad educativa, el documento señala que los establecimientos de educación parvularia deberán: implementar y aplicar un protocolo de medidas sanitarias; de limpieza y desinfección; definir medidas específicas sobre seguridad y protección de la comunidad educativa; establecer horarios de alimentación diferidos; informar a toda la comunidad educativa de las medidas adoptadas; realizar inducción a docentes y asistentes de la educación en medidas de cuidado y protección; entregar al Ministerio de Educación la organización interna que se implementará en el establecimiento, y  aplicar el protocolo de actuación ante casos confirmados de Covid-19.

“Tratándose de establecimientos que proveen alimentación, independientemente si le corresponde o no a un párvulo tener actividades presenciales en un determinado día, se deben adoptar medidas para que los niños y niñas puedan asistir a la hora de almuerzo establecida, ya que una gran parte de las familias dependen de la alimentación que reciben sus hijos e hijas en salas cuna y jardines infantiles, por lo que se vuelve necesario asegurar este derecho”, recalcó el superintendente.

Sobre los horarios diferidos de alimentación, la intendenta de Educación Parvularia, María Luisa Orellana, destacó que “estos deberán coordinarse de tal forma que estén en un mismo turno los grupos o niveles que comparten patios durante la jornada, evitando el contacto entre grupos de niños y niñas que no tengan vínculo alguno durante la misma”.

Con respecto al derecho a recibir una atención y educación adecuada, oportuna e inclusiva, la circular señala que los establecimientos que se encuentren abiertos deberán estar a disposición de todos los párvulos que puedan asistir, en tanto se cumplan las medidas de distanciamiento establecidas por la autoridad sanitaria, y se deberá establecer un plan de trabajo de educación remota, que se implementará hasta que se haga efectivo el retorno a las actividades presenciales.

En atención al buen trato y la sana convivencia, el instructivo indica que se deberá implementar y ejecutar acciones para el cumplimiento del deber de cuidado y la contención socioemocional de los párvulos, estableciendo estrategias que permitan acompañarlos ellos y sus familias; y planificar el trabajo remoto y presencial de los niños y niñas, considerando la posibilidad de que ambos escenarios se puedan suscitar simultáneamente; y adaptar los reglamentos internos y sus protocolos al contexto actual de emergencia sanitaria.

“Gran parte de las obligaciones relacionadas con el buen trato están pensadas en el contexto de actividades presenciales, más aún en establecimientos de educación parvularia en que el espacio educativo es concebido como un tercer educador, sin embargo, para brindar atención y condiciones seguras, de calidad y con equidad, se vuelve indispensable adaptar y aplicar reglamentos internos y protocolos de actuación acorde al escenario actual, de manera que todos los párvulos tengan las mismas oportunidades de recibir una educación de calidad”,  sostuvo el superintendente Cristián O´Ryan.

Finalmente, la intendenta María Luisa Orellana enfatizó que “los establecimientos de educación parvularia cumplen un rol fundamental como espacios de contención, de socialización, de aprendizajes y de encuentro, ya que es un lugar donde se desarrollan algunos de los vínculos más importantes para los niños y niñas y su familia, por lo que para volver a reencontrarse es fundamental que los establecimientos cumplan con cada una de las medidas de seguridad contenidas en esta circular, para proteger la salud de todos”.