Superintendencia de Educación emite circular con instrucciones para retorno a clases presenciales

  • El documento entrega directrices a establecimientos de educación básica y media, para la elaboración, difusión e implementación de medidas especiales, relacionadas con la seguridad y protección de la salud en el contexto de crisis sanitaria.

16/09/2020 Nacional

En el marco del “Plan Abrir las Escuelas Paso a Paso” del Ministerio de Educación, que establece orientaciones y herramientas disponibles para los establecimientos educacionales, la Superintendencia de Educación puso a disposición de los sostenedores la Circular N°559 que imparte instrucciones especiales relacionadas con la seguridad y protección en los recintos educacionales, frente a la eventual reanudación de actividades educativas presenciales en las distintas regiones del país.

“Para dar tranquilidad a las comunidades educativas y preparar a los establecimientos educacionales en el retorno a clases presenciales, adoptando todas las medidas de seguridad e higiene, hemos emitido una circular con instrucciones concretas para establecimientos de educación básica y media, sobre las acciones que se deben llevar a cabo para la protección de la salud de estudiantes, profesores, asistentes de la educación y directivos”, sostuvo el superintendente de Educación, Cristián O’Ryan.

Con respecto a las obligaciones normativas, el documento clarifica en tres ámbitos las acciones que deben cumplir los establecimientos educacionales en base a lo establecido en el “Plan Abrir las Escuelas Paso a Paso”. El primero corresponde a las obligaciones relacionadas con los derechos a la seguridad y a la salud, y con el derecho a ser informados, que advierte sobre las medidas a cumplir para obtener la autorización de retorno gradual, de acuerdo a los siete pasos que señala el plan del Mineduc. Entre estas figuran: aseguramiento de condiciones sanitarias favorables; protocolo de medidas sanitarias para establecimientos de educación escolar; protocolo de limpieza y desinfección del establecimiento; obligación de definir las medidas específicas y organización de la jornada que se implementará dentro del establecimiento; obligación de compartir información con la comunidad educativa; inducción a docentes y asistentes de la educación en medidas de cuidado y protección; entrega al Ministerio de Educación de la organización interna que implementará el establecimiento; y protocolo de actuación ante casos confirmados.

“El elemento fundamental para volver a clases presenciales es la seguridad, por lo tanto, los sostenedores deberán adoptar medidas que permitan un retorno seguro, capacitando a docentes y asistentes de la educación sobre las medidas de higiene, salud y protección, informando a toda la comunidad educativa respecto de los pasos ejecutados, de los protocolos establecidos para su funcionamiento y prevención del contagio, definiendo las acciones que se llevarán a cabo ante casos confirmados de Covid-19”, indicó O’Ryan.

El segundo ámbito tiene relación con el derecho a recibir una atención y educación adecuada, oportuna e inclusiva y a la no discriminación arbitraria, el cual indica ciertas condiciones sobre la apertura de los establecimientos para todos quienes puedan asistir; plan de trabajo de educación remota; y registro de asistencia.

En este sentido, el superintendente especificó que “el plan del Mineduc se basa en cinco principios y uno de ellos es la flexibilidad, esto quiere decir que existirá flexibilidad en la asistencia presencial de los estudiantes por un determinado periodo, entendiendo que las familias se deben ir adaptando a las nuevas medidas. Ante esto, los establecimientos deberán conocer y determinar qué estudiantes se encuentran en condiciones de asistir y cuáles presentan dificultades, preparando un plan de trabajo de educación remota para aquellos que no puedan retornar presencialmente y, por el contrario, aquellos alumnos que puedan asistir a clases, los establecimientos deberán reportar su asistencia diaria en la plataforma SIGE”.

El tercer ámbito de la circular corresponde a las obligaciones relacionadas con el derecho a una buena convivencia en contexto de pandemia, materia que establece la responsabilidad de los establecimientos en cuanto al deber de cuidado de los estudiantes, y la vigencia de los reglamentos internos y sus protocolos de actuación.

“Aún en contexto de suspensión total o parcial de actividades presenciales, todas las acciones que ejecuten los establecimientos deben enmarcarse en el respeto y resguardo de los derechos y deberes, incluyendo el deber de cuidado y la promoción de la buena convivencia. En relación a los reglamentos y protocolos de actuación, estos siguen vigentes a pesar de la emergencia sanitaria y se deben ajustar o incorporar nuevas disposiciones, de manera que cumpla con el propósito de regular las relaciones entre los integrantes de la comunidad educativa”, señaló el superintendente.

Finalmente, la autoridad nacional puntualizó que “si bien esta circular entró en vigencia el día su publicación, dispondremos de medidas para asegurar la racionalidad y proporcionalidad del proceso de fiscalización, ya que trata de un instrumento normativo nuevo. Por tanto, a medida que vuelvan los establecimientos a clases presenciales, de manera flexible, gradual y voluntaria, iremos fiscalizando el cumplimiento de la circular para proteger y cuidar la salud de todos”.