Nueva circular para establecimientos de educación parvularia en contexto de pandemia por Covid-19

El documento, que entró en vigencia el 8 de junio del presente año, define las obligaciones relacionadas al resguardo al derecho a la integridad física, psicológica y moral de los párvulos y de todos los integrantes de la comunidad educativa en la emergencia sanitaria, así como la aplicación del Protocolo de vigilancia epidemiológica y su comunicación a los miembros de la comunidad educativa.

13/06/2022 Nacional

Con el fin de asegurar las condiciones para la presencialidad sistemática de los establecimientos de educación parvularia definida para el año 2022, en conformidad a lo dispuesto en el normativa educacional y sanitaria vigente, la Superintendencia de Educación emitió durante junio la Circular N°367 que imparte instrucciones para los establecimientos de educación parvularia en contexto de pandemia.

Este documento tiene por objetivo orientar la elaboración, difusión e implementación de medidas especiales relacionadas con la seguridad y protección de la salud en los establecimientos públicos y privados que ofrecen educación parvularia, para la promoción de la buena convivencia en la comunidad educativa y la adaptación de las medidas contenidas en los protocolos de sus reglamentos internos.

Dentro de las obligaciones relacionadas al resguardo al derecho a la integridad física, psicológica y moral de los párvulos y de todos los integrantes de la comunidad educativa, el documento detalla el Protocolo de Medidas Sanitarias y Vigilancia Epidemiológica para Establecimientos de Educación Parvularia, elaborado por la Subsecretaria de Educación Parvularia. Al respecto, se definen instrucciones para la toma de temperatura, ventilación de espacios, rutinas de aseo de mano, así como rutinas de limpieza y desinfección del establecimiento.

Sobre el uso de mascarillas, el documento especifica que para niños y niñas de 0 a 2 años no es recomendable; para los niños y niñas de 3 a 6 años no es obligatoria pero sí recomendable, mientras que para niños y niñas con necesidades educativas o de salud especiales su uso debe ser evaluado caso a caso. En tanto, para todos los adultos y niños y niñas mayores de 6 años se debe exigir su uso en espacios cerrados.

Con el fin de asegurar la trazabilidad frente a un caso positivo, se debe mantener la identificación de los niños y niñas y personas adultas del equipo pedagógico, así como la organización de grupos en las aulas de salas cuna, niveles medio y niveles de transición. Además, se debe organizar de manera diferenciada por nivel u otra categorización el ingreso y salida de las salas, los juegos de patio y los tiempos de alimentación, con el fin de evitar aglomeraciones y focos de contagio.

Respecto a las actividades presenciales, todos los establecimientos de educación parvularia deberán estar abiertos y realizar actividades presenciales de manera sistemática, con el objeto de favorecer sus aprendizajes y desarrollo integral. Se reanudarán jornadas regulares en los establecimientos de educación parvularia, considerando la extensión horaria en los centros que cuenten con ella y la jornada escolar completa para los niveles de transición adscritos a este régimen. Los establecimientos que tengan jornada escolar completa podrán solicitar permiso a sus sostenedores para aplicar medidas que otorguen flexibilidad a sus jornadas.  Para acceder a estas flexibilizaciones, el equipo directivo deberá consultar con el Consejo Escolar o, en caso de no estar constituido, a los padres, madres y/o apoderados y presentar la solicitud a la Secretaría Regional Ministerial de Educación respectiva.

Protocolos de vigilancia epidemiológica

Según señala el documento, sostenedores, directores y equipo educativo del establecimiento deberán aplicar el Protocolo de vigilancia epidemiológica, investigación de brotes y medidas sanitarias, elaborado por la Subsecretaria de Educación Parvularia, y comunicarlo a los miembros de la comunidad educativa. En este contexto, los establecimientos educacionales deberán considerar medidas diferenciadas de acuerdo con los diversos escenarios de contagio: caso sospechoso, caso probable, caso confirmado, persona en alerta Covid-19, contacto estrecho y brote.

Para la correcta implementación de este protocolo, se deberá coordinar una inducción a todos/as los/as trabajadores/as del establecimiento dentro de los 15 días hábiles siguientes a la publicación de esta Circular, levantando en esa oportunidad todas las evidencias que comprueben la realización de esta inducción.

Finalmente, esta circular detalla protocolos de actuación frente a la necesidad de lugares de permanencia transitoria de párvulos sospechosos, confirmados o probables de Covid-19, así como medidas administrativas para funcionarios/as, equipos directivos, educadoras y asistentes de la educación sospechosos, confirmados o probables de Covid-19, con el fin de resguardar el derecho de los niñas y niñas a recibir una atención y educación adecuada, oportuna e inclusiva.

De este modo, los sostenedores deberán adoptar medidas relacionadas con el cuidado y protección de los párvulos en los establecimientos ante la interrupción total o parcial de actividades presenciales en el actual contexto de pandemia, enmarcándose en el respeto y resguardo de los derechos y deberes generales a que se refiere el artículo 10 de la Ley General de Educación. Para ello, se deberá tener como prioridad la protección, estabilización y contención socioemocional de los niños y niñas y la reconstrucción de vínculos tras la pandemia, reforzando la buena convivencia.

Descarga aquí la Circular N°367:

  • capacitación
  • Educación Parvularia
  • Infancia
  • Intendencia de Educación Parvularia
  • parvularia
  • parvulos