En jardín infantil viñamarino conmemoran Día de la Educación Parvularia

Junto a la comunidad de profesionales y técnicos que trabajan diariamente con los niños y niñas del jardín Kintu de Miraflores alto, Pablo Mecklenburg quiso conocer la experiencia Montessori al que acceden niños y niñas del popular cerro y sus alrededores.

29/11/2017 Valparaíso

En el marco del Día de la Educación Parvularia que en Chile se conmemora el 22 de noviembre, la dirección regional de la Superintendencia de Educación, quiso visitar un jardín infantil para conocer su plan de trabajo y llevarles un saludo a todos quienes hacen posible que la primera infancia.

Se trata del jardín infantil “Kintu” que en mapudungún significa “recoger flores” y para nosotros todos los niños son unas flores que nosotros cuidamos como guía jardinera y que todos son diferentes, unos crecen más rápidos, otros más lento, otros más humildes, otros más vistosos, así son los niños”, relata Vitalia Parra, directora del establecimiento de Educación Parvularia que está emplazado en el corazón de Miraflores Alto.

“El propósito de la visita fue visitar este jardín que tiene Reconocimiento Oficial (RO), que tiene proyecto educativo, que tiene políticas de inclusión, por lo tanto, felicitarlas, acompañar a las educadoras en su trabajo, pero también dar la señal de qué es lo que queremos para el sistema parvulario en la región de Valparaíso: queremos calidad, queremos jardines infantiles con sentido, con proyecto educativo, con reconocimiento oficial, que cumpla la normativa porque desde esa perspectiva, vamos a tener mayores garantías de que hay un proceso educativo de calidad”, releva Mecklenburg.

Para el director regional, este encuentro genera “ver los momentos de los jardines infantiles que hacen bien su pega, que hacen bien su trabajo, que tienen un gran proyecto educativo, siempre son momentos super agradables, porque uno lo que ve son niños felices y aprendiendo, que es lo que buscamos promover en el conjunto del sistema escolar y en particular en el nivel parvulario”.

En este caso  se trató de un jardín de educación privada con método Montessori, que pese a los prejuicios que genera escuchar el nombre del método, lleva su proceso educativo en un tradicional cerro viñamarino, desde hace 27 años, como relata Vitalia su directora, “yo he trabajado toda mi vida acá en Miraflores alto desde que egresé de la universidad y eso es a lo que yo aspiraba, que los niños de Miraflores alto, tuvieran acceso a este tipo de educación que está en Londres, en Asia, en lugares, digámosle, más exclusivos y cumplir la esencia del sistema que es lo que María Montessori quiso”.

Desde Ana Frank, pasando por García Márquez y los príncipes de Gales, hoy niños de Chile y la región de Valparaíso, tienen un plan educativo que insiste en que la educación más importante, se realiza los 6 primeros años de vida, es un desarrollo integral en todos los aspectos, porque según su propio relato, no olvidan el sentido espiritual del niño, no es una religión sino que es nutrir su espíritu, que sean personas sensibles a la belleza, a la naturaleza, al respeto a los animales, a cuidar el planeta, a mi compañero, a mi entorno, proceso que es observados y evaluado con documentación del proceso de avance de cada niño, de modo de sistematizar experiencia y reconocer avances y también aquellos aspectos a reforzar en los niños y niñas.

Las educadoras y asistentes pudieron mostrar su trabajo habitual con los pequeños y pequeñas que asisten diariamente al jardín, sin interrupciones por parte de la comitiva que los visitó, y que de parte de Pablo Mecklenburg recibieron las felicitaciones y el respaldo a su tarea educativa y de calidad en este nivel educacional.