Dirección regional de la Supereduc de Arica supervisa implementación de protocolos por Covid-19 junto a seremi de Educación

01/03/2021 Arica y Parinacota

Aunque las clases presenciales en Arica aún no tienen fecha por estar la comuna en cuarentena, el director regional de la Superintendencia de Educación, Álvaro Arriagada, junto a la seremi de Educación Pía Urrutia y el intendente de la región, Roberto Erpel, recorrieron el Colegio Leonardo Da Vinci, en compañía de su directora, Rosa Olmos, con la finalidad de supervisar y corroborar la implementación de los protocolos sanitarios en el establecimiento, además de orientarlos en este proceso.

Durante el recorrido, la seremi Pía Urrutia señaló que “como Ministerio hemos venido trabajando, en coordinación con Salud y con los colegios, en la preparación de este año escolar que, como hemos insistido, será con un sistema mixto, que privilegia lo presencial, pero mantiene un importante foco en lo remoto, y que es gradual, flexible y voluntario”.

A nivel nacional el 100% de los establecimientos educacionales entregaron su Plan de Funcionamiento 2021 considerando procesos de limpieza y desinfección de salas de clases y espacios comunes, aforos, distanciamiento físico y horarios diferidos, entre otras medidas.

En este sentido el director regional de la Superintendencia, relevó los deberes que poseen los sostenedores de los establecimientos educacionales, “en cuanto a la elaboración, difusión e implementación de medidas especiales relacionadas con la seguridad y protección de la salud en los establecimientos, la promoción de la buena convivencia escolar y la no discriminación arbitraria, así como también la adaptación de las medidas contenidas en los protocolos de sus reglamentos internos frente al retorno gradual a las actividades educativas presenciales, debido al plan “Abrir las Escuelas Paso a Paso” del Ministerio de Educación”.

Además, agregó que “con esta revisión de los protocolos de actuación en los establecimientos educacionales queremos entregar seguridad y tranquilidad, tanto a los padres y apoderados, como a todos los miembros de la comunidad educativa, de que se están tomando todas las medidas necesarias en los establecimientos educacionales para poder resguardar su salud e integridad física y psicológica”.