Conoce la Superintendencia de Educación

La Superintendencia de Educación fue creada por la Ley Nº 20.529 publicada el 27 de agosto de 2011, cuya entrada en funciones se inició el 1 de septiembre de 2012.

Esta institución se crea como parte del Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad, compuesto también por el Ministerio de Educación, Agencia de la Calidad y Consejo Nacional de Educación.

Su objeto es fiscalizar, de conformidad a la ley, que los sostenedores de establecimientos educacionales reconocidos oficialmente por el Estado se ajusten a las leyes, reglamentos e instrucciones que dicte la Superintendencia, y fiscalizar la legalidad del uso de los recursos de los establecimientos que reciban aporte estatal.

Asimismo, su labor es promocionar, informar y educar, en el ámbito de su competencia, a todos los integrantes de las comunidades educativas y ciudadanía en general, sobre la normativa educacional y el resguardo de derechos. También, debe dar a conocer los mecanismos disponibles para resolver consultas, solicitar mediaciones y atender denuncias o reclamos.

La Superintendencia es un servicio público, funcionalmente descentralizado y territorialmente desconcentrado, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio, y que se relaciona con la Presidente de la República por intermedio del Ministerio de Educación.

Existimos para asegurar una educación de calidad, resguardando derechos, promoviendo el cumplimiento de deberes y garantizando igualdad de oportunidades para todos los niños, niñas y jóvenes de Chile.

A través de una gestión pública innovadora, focalizada en la mejora real de la calidad de la educación, restituiremos las confianzas en el sistema educativo y nos convertiremos en la institución pública más valorada por la comunidad.

  1. Poner a los niños primero
    Como institución debemos velar por una educación de calidad para todos los niños, niñas y jóvenes del país. En esta línea, hemos querido visibilizar con especial énfasis el nivel de Educación Parvularia y estamos trabajando, desde nuestras funciones, focalizando los esfuerzos en la Primera Infancia, considerando que es en esta etapa donde se generan las principales desigualdades.
  2. Poner el foco en la calidad
    Estamos centrando nuestro trabajo en los derechos y libertades fundamentales de los miembros de las comunidades educativas, con el objetivo de potenciar la mejora continua y el cumplimiento de la normativa educacional. Así, producto de este nuevo enfoque, lograremos aportar a la calidad de la educación, acompañando desde nuestro rol a los actores correspondientes, fomentando que estos puedan  concentrarse especialmente en los procesos de enseñanza-aprendizaje para todos los niños, niñas y jóvenes del país.
  3. Respetar la autonomía de los establecimientos
    Sabemos lo importante que es fomentar la existencia de proyectos educativos diversos, por lo que estamos trabajando en potenciar la autonomía de estos. Considerando lo anterior, estamos realizando un trabajo coordinado con los establecimientos educacionales, lo que, a su vez, permitirá que padres, madres y apoderados, puedan ejercer su derecho preferente de elegir aquel proyecto que mejor los represente.