Fiscalización de Uso de Recursos

El objetivo del proceso de fiscalización de uso de recursos es verificar, de conformidad a lo que establece la Ley, la legalidad del uso de los recursos que administran los sostenedores de establecimientos educacionales subvencionados y que reciban aporte estatal. Es decir, que los recursos hayan sido utilizados en los fines para los cuales fue destinada la subvención. Para este propósito, la Superintendencia utiliza como fuente de información, los datos que proporciona el Ministerio de Educación, MINEDUC, así como la declaración de gastos que los mismos sostenedores deben realizar anualmente, a través del proceso de Rendición de Cuentas.

La Superintendencia debe fiscalizar el uso de todos los recursos que entrega el Estado por concepto de subvenciones y aportes a los sostenedores de establecimientos educacionales. Asimismo, se debe asegurar que los recursos privados que obtiene el sostenedor sean utilizados en los fines educativos que define la normativa educacional.

Por otra parte, en lo que a recursos se refiere, todas las materias que se definen como relevantes y prioritarias de fiscalizar, son las que conforman el Plan Anual de Fiscalización.

Una vez definidas las materias a fiscalizar, se elabora un Programa de Fiscalización de Recursos para cada una de ellas.

Es importante considerar que un programa de fiscalización, es una herramienta destinada a guiar en forma integral y metódica el quehacer del fiscalizador en el desarrollo de la fiscalización.

Particularmente, en lo que a recursos se refiere, los programas son elaborados en base a metodologías y técnicas de auditoría, por lo mismo en su desarrollo se aplican pruebas de verificación que tienen como propósito obtener evidencia suficiente y adecuada que permita concluir si los gastos rendidos en una subvención específica, se realizaron conforme a lo establecido en las disposiciones legales y reglamentarias que regula la normativa educacional y los dictámenes emitidos por esta Superintendencia y si se ciñeron a las instrucciones informadas en el proceso de Rendición de Cuentas.

Se determina una muestra de establecimientos y/o sostenedores a fiscalizar considerando las características propias de cada programa de fiscalización planificado durante el año.

La selección de muestras, que contempla la aplicación de instrumentos estadísticos, se realiza a partir de criterios de riesgo en base a lo declarado por el sostenedor. Considerando la complejidad de identificar cada elemento del universo a fiscalizar, dicha selección cumple un importante papel en este proceso.

En cuanto al uso de recursos, los comportamientos riesgosos se relacionan, por ejemplo con irregularidades en el proceso de Rendición de Cuentas, declaraciones inconsistentes respecto a los datos de otros organismos gubernamentales y la reincidencia, por mencionar algunos.

Las visitas de fiscalización por uso de recursos generan gastos no aceptados. Cada sostenedor anualmente debe rendir cuenta presentando los gastos que ejecutó durante el periodo. La Superintendencia durante la fiscalización revisa la documentación legal que respalda el gasto y su pertinencia, asegurando que los recursos se hayan invertido de acuerdo a las disposiciones legales establecidas en la subvención fiscalizada.