Retiro voluntario del estudiante: ¿Quién lo puede solicitar?

Octubre 2018

Los padres, madres y apoderados tienen el derecho preferente de educar a sus hijos, eligiendo el establecimiento educacional que más se adecue a sus necesidades, en este mismo sentido, pueden retirarlos voluntariamente cuando lo estimen conveniente.

El retiro voluntario es un acto formal a través del cual padre, madre o apoderado manifiestan libremente su decisión de retirar al estudiante del establecimiento educacional, este acto debe realizarse por escrito.

Los motivos más comunes que explican el retiro de un estudiante del establecimiento, están relacionados con necesidades de traslado, viaje o enfermedad de algún integrante de la familia.

En este marco, el retiro voluntario siempre es una solicitud realizada por el apoderado del estudiante, nunca puede ser solicitada o exigida por otros integrantes del establecimiento educacional, mucho menos obedecer a presiones u hostigamiento para un cambio de ambiente educativo.

No, el retiro voluntario es un acto consciente y libre, que no puede ser coaccionado por una autoridad u otro integrante del establecimiento educativo.

Ningún establecimiento educacional del país podrá retener la documentación académica de un estudiante. La ley establece que los estudiantes son dueños de los logros académicos obtenidos a lo largo del año, es decir, de sus calificaciones.

Cuando los padres, madres o apoderados firman un documento, otorgan consentimiento y valor al escrito, por ello es relevante, que solamente cuando estén de acuerdo con lo señalado en el documento, procedan a la firma de conformidad.

Si el establecimiento realiza la devolución de los documentos, sin solicitarlos previamente, comuníquese para aclarar dicha situación, en caso de recibir una respuesta que sugiera un procedimiento de cancelación de matrícula o expulsión del estudiante, si lo considera pertinente, realice una denuncia en la Superintendencia de Educación.

En ningún caso debe firmar el retiro frente a la exigencia de recibir a cambio un informe  de personalidad. Esta situación vulnera la normativa educacional, debe ser informada al Director del establecimiento, y en caso que lo amerite ser denunciada a la Superintendencia de Educación.

El informe de personalidad no es requisito para matricular a un estudiante, su exigencia es considerada una falta a la normativa educacional.

Los apoderados que consideran que el proceso de retiro voluntario ha sido irregular o sientan que su pupilo se ha visto afectado por esta medida, pueden intentar aclarar la situación con el Director/a del establecimiento. En caso de no llegar acuerdo, puede consultar, solicitar mediación o denunciar esta situación ante la Superintendencia de Educación, aportando los antecedentes que tenga en su poder.

No, esta situación vulnera la normativa vigente y debe ser informada oportunamente a la Superintendencia de Educación.