Relevancia de la Educación Parvularia: aseguramiento de la calidad en el nivel

La Ley General de Educación (LGE), establece que la educación parvularia atiende a niños y niñas desde su nacimiento hasta el ingreso a la educación básica, cuyo propósito es favorecer de manera sistemática, oportuna y pertinente su desarrollo integral, por medio de aprendizajes relevantes y significativos. En este sentido, la Convención de los Derechos del Niño, establece que el derecho a la educación en este nivel debe realizarse en condiciones de igualdad y calidad educativa.

La educación parvularia tiene como propósito favorecer procesos de aprendizaje de calidad, orientados a promover el bienestar integral y el desarrollo pleno de niñas y niños, acorde a las bases curriculares que se determinen en conformidad a la ley, apoyando la labor que realiza la familia en su rol insustituible como primeros formadores, propiciando la continuidad de niñas y niños en su trayectoria escolar.

La primera infancia es esencial en la formación de las personas, ya que es la base para el desarrollo de sus capacidades cognitivas, emocionales y sociales. Las experiencias que se dan en esta etapa son indispensables para futuros aprendizajes y para la salud física y mental de los infantes, por eso, la calidad de la educación que se entrega en este nivel es especialmente importante. En este sentido, es esencial asegurar su protección y cuidado para resguardar el bienestar e interés superior de niñas y niños como protagonistas de los contextos en los que se desenvuelven, en su calidad de sujetos con derecho a una vida plena.

Para lograr este fin, las Bases Curriculares de la Educación Parvularia*, refieren ciertos propósitos que el nivel educativo tiene que favorecer:

  • Promover el bienestar integral de niñas y niños, mediante la creación de ambientes saludables, protegidos, acogedores y ricos en oportunidades de aprendizaje.
  • Propiciar el desarrollo de experiencias en conjunto con la familia, que les inicie en su formación valórica y ciudadana.
  • Promover la identificación y valoración progresiva de sus características personales, necesidades, preferencias y fortalezas, para favorecer una imagen positiva de sí mismos y el desarrollo de su identidad y autonomía.
  • Favorecer aprendizajes oportunos, con sentido, que fortalezcan su disposición por aprender en forma activa, creativa, permanente e integral, y que promuevan su desarrollo personal y social.
  • Propiciar aprendizajes de calidad, pertinentes, que consideren las necesidades educativas especiales, la diversidad cultural, lingüística, de género, religiosa y social, de sus familias y comunidades.
  • Favorecer la transición a la educación básica, propiciando el desarrollo de actitudes, habilidades y conocimientos necesarios para su trayectoria educativa.
  • Potenciar la participación permanente y conjunta de la familia en la realización de la labor educativa.
  • Propiciar un trabajo colaborativo con la comunidad educacional, que respete las características y necesidades educativas de niñas y niños, para favorecer su formación integral.

* Bases Curriculares de la Educación Parvularia, 2018, Ministerio de Educación.

La institucionalidad de la Educación Parvularia, exige que todos los establecimientos y centros educativos que entreguen educación integral a niños y niñas, cuenten con una autorización del Estado para poder funcionar. Para esto, deben disponer de la Autorización de Funcionamiento o Reconocimiento Oficial del Estado, según corresponda, entregados por el Ministerio de Educación a través de sus Secretarías Regionales Ministeriales.

Para los establecimientos educacionales del nivel parvulario que se encontraban en funcionamiento al 1 de enero del 2017, el plazo para contar con Autorización de Funcionamiento o Reconocimiento Oficial vence el 31 de diciembre de 2022.

Los que inician actividades después del 1 de enero de 2017, deben hacerlo con Autorización de Funcionamiento o Reconocimiento Oficial.

La Ley 20.370 en su artículo 45, define el Reconocimiento Oficial (RO) como el acto administrativo en virtud del cual la autoridad confiere a un establecimiento educacional la facultad de certificar válida y autónomamente la aprobación de cada uno de los ciclos y niveles que conforman la educación regular, y de ejercer los demás derechos que le confiere la ley.

Este requerimiento ha sido definido como esencial para las salas cuna o jardines infantiles, ya que evidencia el cumplimiento de estándares mínimos que propenden a la calidad educativa, a través de una gestión y cultura organizacional centrada en la mejora continua.

Respecto a la Autorización de Funcionamiento (AF), la Ley 20.832 señala que los establecimientos de educación parvularia deberán contar, a lo menos, con una autorización del Ministerio de Educación para funcionar como tales.

En cuanto al periodo de adecuación, los establecimientos que, con anterioridad a la entrada en vigencia de la Ley N°20.832 (Art. 3º transitorio), se encuentren funcionando sin tener el Reconocimiento Oficial, en los niveles parvularios que impartan, deberán obtener dicho RO o la AF, según corresponda, durante dicho período estos establecimientos podrán seguir funcionando (el plazo vence el 31 de diciembre de 2022).

Para conocer más sobre el Reconocimiento Oficial o la Autorización de Funcionamiento le recomendamos visitar la página de la Subsecretaria de Educación Parvularia.

  • Fiscaliza a los establecimientos de educación parvularia en el cumplimiento de la normativa educacional, la legalidad del uso de recursos y la rendición de cuentas.
  • Atiende consultas, denuncias o reclamos.
  • Informa sobre la normativa educacional y los derechos de la comunidad educativa.
  • Promueve el conocimiento, ejercicio y resguardo de los derechos.
  • Interpreta la administración de la normativa educacional del nivel, y dicta instrucciones de general aplicación a los establecimientos de educación parvularia.
  • La Intendencia de Educación Parvularia, como parte de la Superintendencia, elabora y propone los criterios técnicos que orienten la función fiscalizadora de la institución respecto de los establecimientos de educación parvularia.
  • Puede clausurar los establecimientos de educación parvularia que hayan iniciado actividades después del 1 de enero de 2017 sin Autorización de Funcionamiento o Reconocimiento Oficial.

A continuación, destacamos algunas de las normativas asociadas al Reconocimiento Oficial y Autorización de Funcionamiento para los establecimientos de educación parvularia:

Establecimientos con Reconocimiento Oficial Establecimientos con Autorización de Funcionamiento

Establecimientos con plazo de adecuación

(31 diciembre 2022)

·       Decreto N°315 (Mineduc). ·       Normas generales (LGE y otras). ·       Normas generales (LGE y otras).
·       Circulares N°1 y N°2 (Supereduc). ·         Decreto N°128 (Mineduc). ·       Circular Normativa N°381 (Supereduc).
·       Normas generales (LGE y otras). ·         Circular N°860 (Supereduc). ·       Circular N°860 (Supereduc).
·       Circular N°860 (Supereduc).

 

Para mayor información sobre la normativa educacional vigente en educación parvularia, te invitamos a revisar nuestro sitio www.normativafacil.cl y el siguiente documento relacionado: