¿Qué hacer frente a hechos de connotación sexual?

Familias, apoderados y adultos integrantes de las comunidades educativas, tienen la responsabilidad de enseñar para el autocuidado y la identificación de situaciones de riesgo durante la trayectoria educacional de párvulos y estudiantes. En este sentido, la normativa educacional, señala que los establecimientos deben generar estrategias de prevención y un protocolo de acción frente a hechos de agresión o connotación sexual.  

Junio 2018

Niños, niñas y adolescentes son sujetos de protección, en este ámbito los adultos tienen la obligación de brindarles seguridad y resguardarlos ante situaciones que pueda afectar su integridad física y psicológica.

Estrategias de prevención que debe implementar el establecimiento: 

  • Comunicación con la comunidad educativa de los procedimientos a seguir.
  • Capacitar permanentemente a docentes, asistentes y directivos en esta materia.
  • Promover el autocuidado y la identificación de riesgos.
  • Informar las redes de apoyo, a las cuales la comunidad puede recurrir.

Los establecimientos pueden integrar estas y otras estrategias en el Plan de Gestión de Convivencia Escolar y el Plan de Mejoramiento Educativo (PME).

 Aspectos que debe contener el Protocolo de actuación frente a hechos de agresión o connotación sexual:

  • Acciones que componen el procedimiento mediante el cual se recibirán y resolverán este tipo de situaciones.
  • Responsables de implementar las medidas y acciones que se dispongan.
  • Plazos para la resolución y pronunciamiento.
  • Medidas formativas de resguardo, apoyo pedagógico y psicosocial, y derivaciones a instituciones especializadas.
  • Obligación de proteger la intimidad e identidad del estudiante en todo momento, permitiendo que se encuentre siempre acompañado, si es posible, por sus padres y/o apoderado, cuidando de exponer su experiencia frente al resto de la comunidad, evitando la re-victimización.
  • Establecer medidas protectoras destinadas a resguardar la integridad de los estudiantes, frente a los adultos involucrados.
  • Resguardar la identidad del acusado, en la medida de lo posible, hasta que la investigación entregue claridad sobre el responsable.
  • Señalar las vías que utilizará el establecimiento para mantener informada a la familia del afectado y a la comunidad escolar respecto de los hechos acontecidos y su seguimiento.

 

Obligación de denunciar:

Los establecimientos educacionales tienen la obligación de denunciar, según lo estipulado en el artículo 176 del Código Procesal Penal. En los casos de delitos ocurridos al interior de los recintos educacionales, la denuncia se puede realizar en el Ministerio Público, Carabineros o a la PDI; dentro de las 24 horas siguientes al momento en que tomaren conocimiento del hecho.

Frente a este tipo de situaciones, cualquier medida que se adopte, debe resguardar el interés superior del niño(1), el principio de proporcionalidad(2) y la gradualidad(3), teniendo en consideración la edad y la madurez, así como el desarrollo emocional y las características personales de los estudiantes involucrados. 

Si, cuando consideren que el establecimiento no proporcionó la atención oportuna, o no cumplió con el Protocolos de actuación frente a hechos de agresiones o connotación sexual.

  • SENAME “Orientación Maltrato Infantil”: línea 800-730-800
  • Fiscalías locales: ministeriopublico.cl
  • Unidades policiales y servicios de salud más cercanos al domicilio.
  • Carabineros: fonos 147 – 149
  • Policía de Investigaciones: fono 134