Protocolos de Actuación: Seguridad y bienestar integral de niños y niñas

Noviembre 2018

Para enfrentar de forma oportuna, organizada y eficiente las situaciones de riesgo que afecten el bienestar integral de niñas y niños durante su permanencia en el establecimiento, el Reglamento Interno debe contener al menos los cuatro Protocolos de Actuación que se definen a continuación:

 

  • Accidentes de los párvulos: En este protocolo se establece de forma clara y organizada las acciones que se adoptarán frente a la ocurrencia de un accidente dentro del establecimiento y los responsables de implementarlas, resguardando en todo momento la integridad física y psicológica de los párvulos.

 

  • Situaciones de vulneración de derechos de los párvulos: En este protocolo se definen las acciones que se llevarán a cabo en el establecimiento frente a situaciones que atentan contra los derechos de los párvulos y que no se configuran como delitos o hechos de connotación sexual. Ejemplo de ello son: cuando no se atienden las necesidades básicas o se les expone a situaciones de peligro.

 

  • Hechos de maltrato infantil, connotación sexual o agresiones sexuales: Este protocolo define las acciones a seguir ante hechos de maltrato infantil, de connotación sexual o agresiones sexuales, y la derivación de los afectados a los organismos competentes.

 

  • Situaciones de maltrato entre miembros adultos de la comunidad educativa: Este protocolo determina las acciones a seguir frente a hechos de violencia física o psicológica que se produzcan en el contexto educativo, entre el personal del establecimiento o entre éstos y madres, padres y/o apoderados del mismo, incluidos los hechos de violencia psicológica producida a través de medios digitales (redes sociales, páginas de internet, videos, etc.).

Son situaciones de riesgo de vulneración de derechos de los párvulos aquellas en que se atenta contra los derechos de los niños y niñas que son parte de la comunidad educativa, que no se configuran como delitos o hechos de connotación sexual. Son ejemplo de estas situaciones: (i) cuando no se atienden las necesidades básicas como la alimentación, vestuario, vivienda y/o educación; (ii) cuando no se proporciona atención médica básica, o no se brinda protección y/o se le expone ante situaciones de peligro o riesgo; (iii) cuando no se atienden las necesidades psicológicas o emocionales; (iv) cuando existe abandono, y/o cuando se les expone a hechos de violencia o de uso de drogas.

Este protocolo debe contener, a lo menos, los siguientes aspectos:

  • Todas las acciones y etapas que componen el procedimiento mediante el cual se recibirán y resolverán las denuncias o situaciones relacionadas con la vulneración de derechos.
  • Las personas responsables de activar el protocolo y realizar las acciones que en éstos se establezcan.
  • Los plazos para la resolución y pronunciamiento en relación a los hechos ocurridos;
  • Las medidas o acciones que involucren a los padres, apoderados o adultos responsables de los párvulos afectados y la forma de comunicación con éstos.
  • Las medidas de resguardo dirigidas a los párvulos afectados, las que deben incluir los apoyos pedagógicos y psicosociales que la institución pueda proporcionar, y las derivaciones a las instituciones y organismos competentes, tales como, la Oficina de Protección de Derechos (OPD) de la comuna respectiva.
  • La obligación de resguardar la intimidad e identidad del párvulo en todo momento, favoreciendo que éste se encuentre acompañado de sus padres, si es necesario.
  • Las medidas protectoras destinadas a resguardar la integridad de los párvulos, las cuales deberán ser aplicadas conforme la gravedad del caso.
  • El procedimiento conforme al cual los funcionarios del establecimiento cumplirán el deber de poner en conocimiento de manera formal a los Tribunales de Familia de cualquier hecho que constituya una vulneración de derechos en contra de un párvulo, tan pronto lo advierta, a través de oficios, cartas, correos electrónicos u otros medios.

Este protocolo tendrá como objetivo adoptar las medidas de protección pertinentes respecto de los niños y niñas que pudieran verse afectados por hechos de maltrato infantil, de connotación sexual o agresiones sexuales, y derivarlos a los organismos competentes.

Sin perjuicio de las denuncias que se encuentran obligadas a realizar las autoridades del establecimiento educacional, las actuaciones contenidas en el protocolo están orientadas a garantizar el resguardo de la integridad física y psicológica de los niños/as, además de las medidas preventivas adoptadas.

El protocolo deberá regular, a lo menos, los siguientes aspectos:

  • Todas las acciones y etapas que componen el procedimiento mediante el cual se recibirán y resolverán las denuncias o situaciones relacionadas con hechos de maltrato físico o psicológico de connotación sexual y agresiones sexuales que afecten la integridad de los párvulos;
  • Las personas responsables de implementar el protocolo y realizar las acciones y medidas que se dispongan en éstos;
  • Los plazos para la resolución y pronunciamiento en relación a los hechos ocurridos;
  • Las medidas o acciones que involucren a los padres, apoderados o adultos responsables de los párvulos afectados y la forma de comunicación con éstos.
  • Las medidas de resguardo dirigidas a los párvulos afectados, las que deben incluir los apoyos pedagógicos y psicosociales que la institución pueda proporcionar, y las derivaciones a las instituciones y organismos competentes, tales como, la Oficina de Protección de Derechos (OPD) de la comuna respectiva.
  • La obligación de resguardar la intimidad e identidad del párvulo en todo momento, favoreciendo que éste se encuentre acompañado de sus padres, si es necesario.
  • Las medidas protectoras destinadas a resguardar la integridad de los niños y niñas, las que deberán ser aplicadas conforme la gravedad del caso.
  • La obligación de resguardar la identidad de él/la acusado/a o de quien aparece como involucrado/a en los hechos denunciados, hasta que la investigación se encuentre afinada y se tenga claridad respecto de él/la responsable.
  • Las vías que utilizará el establecimiento para mantener debidamente informada a la familia del afectado y a la comunidad educativa, respecto de los hechos acontecidos y su seguimiento, siempre resguardando el respeto por la intimidad y el interés superior del niño.
  • El procedimiento conforme al cual los funcionarios del establecimiento cumplirán con la obligación de denunciar al Ministerio Público, Carabineros de Chile, Policía de Investigaciones o ante cualquier tribunal con competencia penal, cuando existan antecedentes que hagan presumir la existencia de un delito o se tenga conocimiento de hechos constitutivos de delito que afectaren a los párvulos o que hubieren tenido lugar en el establecimiento educativo, dentro de las 24 horas siguientes al momento en que toman conocimiento del hecho.

Este protocolo de actuación considera las situaciones de maltrato o violencia entre miembros adultos de la comunidad educativa, documento cuyo objetivo será determinar el procedimiento aplicable frente a hechos de violencia física o sicológica que se produzcan en el contexto educativo, entre el personal del establecimiento y padres, madres y/o apoderados del establecimiento, incluidos los hechos de violencia psicológica producida a través de medios digitales (redes sociales, páginas de internet, videos, etc.).

El protocolo debe contener, a lo menos, los siguientes aspectos:

  • Todas las etapas que componen el procedimiento mediante el cual se recibirán y resolverán las denuncias o requerimientos;
  • Los responsables de activar el protocolo y realizar las acciones que en éstos se establezcan;
  • Los plazos para la resolución y pronunciamiento en relación a los hechos o conflictos planteados;
  • Las acciones destinadas a la resolución pacífica de conflictos con los padres, apoderados, personal de aula y adultos miembros de la comunidad educativa involucrados en los hechos investigados;
  • Las eventuales medidas o sanciones que se adoptarán para cada una de las situaciones que se regulan, considerando siempre los principios del debido proceso, proporcionalidad y gradualidad.

Contenidos relacionados

Infografía ¿Qué son los Protocolos de Actuación? Descargue aquí

Normativa asociada 

Circular de Reglamentos Internos para Educación Parvularia