Promoción de la salud mental en tiempos de pandemia

Frente a la pandemia por Covid-19, los establecimientos educacionales han cumplido un rol relevante en la promoción de la salud mental, manteniendo la vinculación con sus estudiantes y resguardando sus derechos.

En este contexto, es posible que niños, niñas y jóvenes puedan presentar algunos síntomas como estrés, irritabilidad, ansiedad e incluso otros de mayor complejidad. Estos síntomas no solo afectan a los estudiantes, pueden influir de forma negativa a cualquier integrante de la comunidad educativa.

Para enfrentar esta situación, el Sistema de Aseguramiento de la Calidad de la Educación (SAC) nos señala algunas orientaciones importantes y destaca la normativa educacional atingente a la materia:

Plan de Funcionamiento 2021 del Ministerio de Educación

Entre los principios que guiarán el proceso de planificación del año escolar se encuentra el de bienestar socioemocional de la comunidad educativa, que busca el restablecimiento de los vínculos entre los estudiantes y las escuelas, y la implementación de estrategias de contención y apoyo socioemocional de toda la comunidad escolar, para recuperar la motivación y las altas expectativas en el proceso de aprendizaje. Es por eso que, para el plan de estudio 2021, el Ministerio de Educación señala que se debe dar prioridad al desarrollo socioemocional de los estudiantes y a las asignaturas de Lenguaje y Matemática, ya que actúan como prerrequisito e impactan en el desarrollo de otros aprendizajes. Se sugiere, además, priorizar Arte y Educación Física como apoyo a la educación integral y socioemocional de los estudiantes.

La Circular N°482, de 2018, sobre Reglamentos Internos, señala que se debe considerar la ejecución de acciones que fomenten la salud mental y de prevención de conductas suicidas y otras auto-lesivas, vinculadas a la promoción del desarrollo de habilidades protectoras, como el autocontrol, la resolución de problemas y la autoestima, de manera de disminuir los factores de riesgo, como la depresión.

Es importante mencionar que estas acciones se pueden integrar en el Plan de Gestión de Convivencia Escolar.

Plan de Gestión de Convivencia Escolar 

La Ley General de Educación señala que los establecimientos educacionales con Reconocimiento Oficial, deben contar con un “Plan de Gestión de Convivencia Escolar”, cuyo propósito es orientar a las comunidades educativas en el desarrollo de estrategias para promover el buen trato, el respeto, y prevenir cualquier tipo de manifestación de violencia entre sus integrantes.

Sugerimos actualizar el Plan de Gestión de Convivencia Escolar a la contingencia por Covid-19, con las siguientes estrategias:

  • Fomentar actividades que promuevan el autocuidado de estudiantes, docentes y apoderados.
  • Potenciar las instancias de gestión colaborativa de conflictos, ya que producto de algunos síntomas antes mencionados podemos dejar de escucharnos.
  • Consultar, con las redes de apoyo, las instancias de ayuda psicosocial para las personas que pueden estar más afectadas en su salud mental (CESFAM, Municipalidad, OPD, programa Habilidades para la Vida, entre otras).
  • Tener definidos en el Reglamento Interno, los procedimientos para la derivación a la red de salud mental en casos de riesgo.
  • Utilizar alguna de las herramientas propuestas por el Mineduc dentro del Plan Nacional de Convivencia Escolar y Aprendizaje Socioemocional.
  • Otras acciones que los proyectos educativos puedan contemplar para el beneficio de la salud mental de sus integrantes.

Una mirada al primer nivel educativo

En el caso de los niños y niñas más pequeños, del nivel de educación parvularia, la pandemia y el confinamiento también han generado diversos efectos en la salud mental, pudiendo presentar cambios en su comportamiento y alteraciones emocionales.

“Es muy importante comprender que en la mayoría de los casos estos comportamientos son parte de las formas que encuentran para adaptarse a todos los cambios que trae consigo esta crisis sanitaria. En este sentido, diversas investigaciones han evidenciado que efectos comunes en niños pequeños han sido: aumento en su reactividad emocional, mayor presencia de conductas desafiantes, mayor demanda hacia los adultos, problemas de concentración y dificultad para dormir. Al respecto, nuestra misión como adultos es facilitar este proceso de adaptación para favorecer su salud mental, tomando medidas que propicien una sensación de estabilidad, contención y apoyo emocional, para lidiar con este complejo escenario”, señala el superintendente de Educación, Cristián O’Ryan.

Al respecto, una de las medidas más importantes es trabajar en nuestra propia salud mental como adultos, para garantizar condiciones que favorezcan la salud mental de niños y niñas, puesto que su regulación emocional requiere del apoyo de los cuidadores principales. En definitiva, un adulto que se cuida, podrá cuidar de mejor manera a un niño.

Asociado a esto, la intendenta de Educación Parvularia, María Luisa Orellana señala que “otra medida importante es crear ambientes seguros, donde los más pequeños se sientan a salvo, por ejemplo, creando rutinas diarias estables en el hogar, manteniendo una actitud de respuesta frente a sus inquietudes y miedos, hablándoles, escuchándolos y favoreciendo su expresión de emociones y sentimientos”. Además, destaca la relevancia de valorar y potenciar la imaginación y el juego, como recursos propios de la infancia para enfrentar situaciones difíciles y adaptase a ellas; “démonos tiempo de jugar con los niños en casa y estaremos cuidando su salud mental. Actualmente, vivimos una situación muy compleja que podemos transformar en una oportunidad de aprendizaje compartido con niños y niñas, donde la adaptación y la flexibilidad son claves para enfrentar de mejor manera este escenario”.

Sugerimos visitar los siguientes sitios web:

Material de apoyo para promover la salud mental de su comunidad educativa

Saludable Mente – Minsal

Protección de la salud mental en pandemia: recomendaciones para las comunidades educativas

Recomendaciones para la prevención de la conducta suicida en establecimientos educacionales

 

Fono Salud Responde 600 360 7777, opción 1.