Prevención de situaciones de riesgo en salud mental

La pandemia de Covid-19 ha impactado a las comunidades educativas de tal manera que, los establecimientos han tenido que adaptar sus planes y programas para sobrellevar las consecuencias que esta situación genera, como por ejemplo el impacto en la salud mental de los estudiantes. En este sentido, la sana convivencia, la prevención y los protocolos de actuación son claves para el desarrollo integral de niños, niñas y jóvenes y para que puedan aprender estrategias con el objetivo de afrontar dificultades y prevenir situaciones de riesgo que afecten su integridad física y mental.

Durante la trayectoria escolar de los estudiantes, en ocasiones se ven enfrentados a diferentes dificultades, que se pueden asociar a situaciones familiares, problemas de salud mental, vulneración de derechos u otras situaciones sociales de difícil abordaje. Por tanto, es necesario considerar procedimientos, que, por una parte, permitan comprender el problema y sus causas y, por otra, tomar las medidas para resolver y resguardar la integridad de todos los actores de la comunidad.

En este marco, la Superintendencia de Educación en la Circular que imparte instrucciones sobre Reglamentos Internos de los Establecimientos Educacionales de enseñanza Básica y Media (Resolución Exenta N° 482, de 2018, de la Superintendencia de Educación) señala como una obligación para todos los establecimientos que impartan el nivel:

“…los establecimientos deben considerar la ejecución de acciones que fomenten la salud mental y de prevención de conductas suicidas y otras auto-lesivas, vinculadas a la promoción del desarrollo de habilidades protectoras, como el autocontrol, la resolución de problemas y la autoestima, de manera de disminuir los factores de riesgo, como la depresión. De la misma forma, debe definir procedimientos para la derivación de casos de riesgo, a la red de salud, así como también para el adecuado manejo ante situaciones de intento suicida o suicidio de algún miembro de la comunidad educativa”.

(Resolución Exenta N° 482, de 2018, de la Superintendencia de Educación)

 

Sugerencias para establecimientos educacionales:

  • Tener una lista de instituciones, con sus teléfonos de contacto y direcciones donde pedir apoyo o ayuda en casos de emergencia en salud mental, en instituciones tanto públicas como privadas. Ejemplo: CESFAM, COSAM, OPD, SENDA, entre otros.
  • Acordar con las familias, procedimientos de derivación y seguimiento frente a situaciones que puedan afectar la salud de los estudiantes.
  • En el Plan de Gestión de Convivencia Escolar, instalar estrategias de promoción de salud mental, autocuidado y la gestión colaborativa de conflictos.
  • Definir procedimientos para el adecuado manejo ante situaciones de intento suicida o suicidio de algún miembro de la comunidad educativa.

Para afrontar este tipo de situaciones problemáticas, compartimos con ustedes los siguientes contenidos del Ministerio de Salud y Ministerio de Educación, que aportan y contribuyen a cuidar la salud mental de niños, niñas y jóvenes:

  • buen trato