Plan de Gestión de Convivencia Escolar: ¿Qué debemos saber?

Aprender a convivir con respeto a las diferencias, es un pilar fundamental en el proceso formativo de todos los niños, niñas y adolescentes. En este sentido, la Ley sobre Violencia Escolar establece que los establecimientos educacionales con Reconocimiento Oficial, deben contar con un “Plan de Gestión de Convivencia Escolar”, cuyo propósito es orientar a las comunidades educativas en el desarrollo de estrategias para promover el buen trato, el respeto, y prevenir cualquier tipo de manifestación de violencia entre sus integrantes.

El “Plan de Gestión” es un instrumento acordado por el Consejo Escolar o Comité de Buena Convivencia(1),, que busca materializar acciones que permitan movilizar a los integrantes de la comunidad educativa en torno al logro de una convivencia pacífica.

Las actividades que se planifiquen, deben estar orientadas al resguardo de los derechos del niño, a fortalecer la resolución de los conflictos a partir del diálogo y el respeto. Estas acciones deben ser coherentes con los principios y valores del Proyecto Educativo Institucional, y con las normas de convivencia establecidas en el Reglamento Interno.

Para la formulación del plan, es fundamental que las comunidades educativas puedan realizar un autodiagnóstico participativo, que identifique, necesidades, prioridades, metas y recursos.

Es importante señalar que el Plan de Gestión de Convivencia Escolar, debe presentarse por escrito, y ser difundido a todos los estamentos e integrantes de la comunidad educativa.

Algunas sugerencias para la construcción del Plan de Gestión de Convivencia Escolar:

  • Integrar al equipo de convivencia escolar activamente en la elaboración y definición de metas.
  • Tener presente las dimensiones y etapas del Plan de Mejoramiento Educativo (PME) propuesto por MINEDUC.
  • Considerar los indicadores de convivencia entregados por la Agencia de Calidad, y sus informes de visitas en caso que hayan tenido.
  • Contemplar estrategias de monitoreo, seguimiento y evaluación que permitan ajustar las acciones de forma oportuna y flexible para cumplir con las metas impuestas.
  • Revisar el plan y modificarlo anualmente, con el fin de dar respuesta a las necesidades, requerimientos y desafíos.
  • Incluir a organizaciones locales e instituciones intersectoriales que puedan apoyar las actividades y acciones del plan.

Una calendarización de las acciones a realizar durante el año escolar, señalando el objetivo de cada actividad, lugar, fecha y encargado de realizarla.

No existe un modelo único; su formulación debe respetar la autonomía del proyecto educativo de cada establecimiento, considerando sus características, recursos y requerimientos en materias de convivencia.

Cabe señalar que ninguna incitativa puede vulnerar la Constitución y la normativa educacional vigente.

La Política Nacional de Convivencia Escolar del Ministerio de Educación (2), señala que los equipos de Convivencia Escolar son los encargados de planificar, implementar y monitorear las actividades que se acuerden en los planes de gestión de la convivencia aprobados por los respectivos Consejos Escolares o Comité de Buena Convivencia.

De acuerdo a la normativa educacional, los establecimientos deberán contar como mínimo con un encargado de convivencia. Además, el Ministerio de Educación, dentro de la cartilla N°2 que acompaña la Política Nacional de Convivencia Escolar, recomienda que el equipo de convivencia esté integrado por el encargado de convivencia, quien coordina; orientador; inspector general: profesional de apoyo psicológico; encargado de salud escolar y otros actores de la comunidad educativa .

Atendiendo al tipo de problemática en cuestión, se sugiere convocar a representantes de los docentes, asistentes de la educación, estudiantes, u otras personas que la dirección del establecimiento educacional estime conveniente.

 

Para mayor información sobre la materia, sugerimos revisar:

Normativa educacional asociada:

 

Referencias:
(1) El Consejo Escolar en los establecimientos subvencionados y el Comité de Buena Convivencia Escolar en los establecimientos particulares tienen como objetivo estimular y canalizar la participación de la comunidad educativa en el proyecto educativo, promover la buena convivencia escolar y prevenir toda forma de violencia física o psicológica, agresiones u hostigamientos.
(2) Política Nacional de Convivencia Escolar MINEDUC, 2019.