Necesidades educativas especiales: abordar las barreras y generar condiciones para el aprendizaje y la participación

El concepto de Necesidades Educativas Especiales (NEE)[1] involucra una forma particular de entender y abordar las dificultades o barreras para el aprendizaje y la participación[2] que puede presentar una persona, e implica una transición en la comprensión de estas dificultades, desde un modelo centrado en el déficit hacia un enfoque propiamente   educativo, situando la mirada no solo en las características individuales de cada estudiante, sino también en el contexto donde se lleva a cabo el proceso educativo y en la interacción entre ambos factores.

Desde esta perspectiva, un estudiante presenta NEE cuando muestra dificultades mayores que las del resto de sus compañeros para acceder a los aprendizajes que le corresponden, de acuerdo con su edad o curso, y requiere, para compensar dichas dificultades, de apoyos especializados, adicionales o extraordinarios que, de no proporcionárselos, limitarían sus oportunidades de aprendizaje y desarrollo. En este sentido, que un estudiante tenga mayor o menor necesidad de apoyo, no depende únicamente de sus dificultades individuales, sino que están en directa relación con que se hayan generado condiciones y disminuido barreras en el contexto escolar, para responder a las necesidades educativas de la diversidad de sus estudiantes.

 

¿Cómo define la normativa educacional las NEE?

De acuerdo con lo dispuesto en la normativa educacional de nuestro país: “Se entenderá por alumno o alumna que presenta Necesidades Educativas Especiales aquel que precisa ayudas y recursos adicionales, ya sea humanos, materiales o pedagógicos, para conducir su proceso de desarrollo y aprendizaje, y contribuir al logro de los fines de la educación” (inciso segundo del art. 23 del Decreto con Fuerza de Ley N°2, de 2009, del Ministerio de Educación, Ley General de Educación).

A modo general, la normativa que resguarda los derechos de los estudiantes con NEE, se encuentra en la Constitución Política de la República y tratados internacionales ratificados por Chile, como la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

En complemento de lo anterior, los derechos de los estudiantes con Necesidades Educativas Especiales están establecidos en la Ley General de Educación y en la Ley 20.422, que define normas sobre igualdad de oportunidades en inclusión social de personas con discapacidad.

Asimismo, para los establecimientos educacionales que perciben subvención del Estado, es aplicable el  Decreto 170, de 2010, del Ministerio de Educación.

 

¿Qué tipo de necesidades especiales existen?

Las NEE pueden ser de carácter permanente o transitorio (Decreto 170):

  • NEE de carácter permanente: Son aquellas barreras para aprender y participar, diagnosticadas por profesionales competentes, que determinadas/os estudiantes experimentan durante toda su trayectoria escolar y que demandan al sistema educacional la provisión de apoyos y recursos adicionales o extraordinarios para asegurar su aprendizaje escolar. Por lo general, las NEE de carácter permanente se presentan asociadas a una discapacidad.
  • NEE de carácter transitorio: Son dificultades de aprendizaje que experimentan algunas/os estudiantes en cierto momento de su vida escolar, diagnosticada por profesionales competentes, que demandan al sistema educacional, por una parte, la provisión de apoyos y recursos adicionales o extraordinarios por un determinado período de su escolarización, para asegurar el aprendizaje y la participación de estos en el proceso educativo, y por otra, el desarrollo de capacidades en el profesorado para dar respuestas educativas de calidad   que consideren las diferentes formas de aprender, ritmos, capacidades e intereses de los estudiantes.

Las NEE de carácter transitorio, de acuerdo con dicha normativa, pueden estar asociadas a Dificultades Específicas de Aprendizaje (DEA), Trastornos Específicos del Lenguaje (TEL), Déficit Atencional y Coeficiente Intelectual Limítrofe.

 

¿Qué debe incluir el Reglamento Interno del establecimiento sobre los estudiantes con NEE?

En primer lugar, la Ley General de Educación en su artículo 10 letra a), dispone una serie de derechos, entre los que destaca para los estudiantes con NEE el derecho a recibir una educación que les ofrezca oportunidades para su formación y desarrollo integral; a recibir una atención y educación adecuada, oportuna e inclusiva; a no ser discriminados arbitrariamente; a estudiar en un ambiente tolerante y de respeto mutuo; a expresar su opinión; y a que se respete su integridad física y moral, no pudiendo ser objeto de tratos vejatorios o degradantes y de maltratos psicológicos.

Un instrumento fundamental en el ámbito educacional, para el fortalecimiento y la promoción, tanto de los derechos mencionados anteriormente, como de la convivencia pacífica y respetuosa, es la Circular N°482 de la Superintendencia de Educación, que imparte instrucciones sobre los reglamentos internos de los establecimientos educacionales de enseñanza básica y media que cuentan con Reconocimiento Oficial del Estado.

Los establecimientos que integran estudiantes con NEE, deben contemplar las normas de convivencia y principios que todo Reglamento Interno tiene que considerar, como es el respeto a la dignidad física y moral del estudiante y el interés superior del niño o niña, para el disfrute pleno y efectivo de sus derechos, teniendo siempre presente las condiciones particulares de cada estudiante, sus necesidades y características, atendiendo a la prevención y eliminación de todas las formas de discriminación que impidan el desarrollo, aprendizaje y participación.

Todo Reglamento Interno debe establecer estrategias de información y capacitación destinadas a fomentar el respeto de la integridad física y moral de sus estudiantes, la prevención del maltrato, acoso o violencia, así como los hechos de connotación sexual, agresiones sexuales, y situaciones de riesgo que vulneren sus derechos.

 

¿Qué es el Programa de Integración Escolar (PIE)?

El PIE es una estrategia inclusiva del sistema educacional, que tiene el propósito de contribuir al mejoramiento continuo de la calidad de la educación, favoreciendo los aprendizajes en la sala de clases y la participación de todos y cada uno de los estudiantes, especialmente de aquellos que presentan Necesidades Educativas Especiales.

El PIE se constituye en un conjunto de recursos y apoyos para los establecimientos educacionales, que en el aula se traducen en estrategias pedagógicas diversificadas, recursos humanos especializados, capacitación para los docentes y materiales educativos pertinentes a las necesidades de los estudiantes. Todos estos apoyos deben estar centrados en los procesos de enseñanza y aprendizaje, en el marco de las bases curriculares y de la flexibilidad y diversificación de la enseñanza, que algunos estudiantes pudieran requerir durante su trayectoria escolar.

 

[1] El término NEE fue acuñado en el Informe Warnock (Reino Unido, 1978) que amplía la mirada de la educación especial y señala que las necesidades educativas, al igual que lo son los fines de la educación, son comunes a todas las personas y que hasta uno de cada cinco niños puede necesitar ayuda educativa especial en algún momento de su vida escolar.

[2] Barreras al aprendizaje y la participación: Factores presentes en la comunidad escolar, del ámbito de la cultura, política, gestión y las prácticas, que impiden el pleno acceso, aprendizaje y participación de todos/as los/as estudiantes (Booth y Ainscow, 1998).

 

Colaboración institucional

  • Unidad de Educación Especial
  • División de Educación General
  • Ministerio de Educación de Chile