Frente a emergencias: actualicemos el Plan Integral de Seguridad

En los establecimientos educacionales, pueden ocurrir situaciones complejas, las que podrían afectar la cotidianeidad normal de la comunidad, como por ejemplo, eventos de la naturaleza, hechos delictuales e inclusive episodios de violencia, que pueden poner en riesgo a los estudiantes, es por ello, que los establecimientos deben estar preparados para actuar frente a los diferentes tipos de emergencias con un Plan Integral de Seguridad Escolar (PISE), y de esta forma, resguardar el bienestar integral de niños, niñas y adolescentes.

Septiembre 2019

En nuestro país han sucedido emergencias inusuales, como por ejemplo incendios, amenazas de tiroteo, problemas contaminantes o tsunamis, estas nos permiten reflexionar sobre la importancia de la cultura preventiva y la relevancia de estar siempre preparados.

En este contexto, se vuelve fundamental el Plan Integral de Seguridad, ya que nos permitirá estar preparados y tener procedimientos claros para actuar frente a eventos de riesgo o emergencia.

La normativa educacional señala:

Cada establecimiento educacional del país deberá elaborar en conjunto con toda la comunidad educativa, su Plan Integral de Seguridad Escolar. Dicho Plan, debe incluir el proceso de conformación del Comité de Seguridad Escolar, que podrá funcionar a través del Consejo Escolar o Comité de Buena Convivencia Escolar, y que tendrá el objetivo de abordar, por medio de una metodología de trabajo, los aspectos preventivos y de respuesta que necesite el establecimiento ante una emergencia. Este Plan se elabora a partir de un diagnóstico de los riesgos, recursos y capacidades del establecimiento, debiendo definir planes de prevención y de respuesta frente a los riesgos detectados. Por ejemplo, un plan por sismo y tsunami, por incendio o por accidentes escolares, dependiendo de las características y condiciones particulares de cada comunidad educativa y su entorno.

(Resolución Exenta N° 482, de 2018, de la Superintendencia de Educación)

Para la elaboración y actualización de un Plan Integral de Seguridad, se necesita de la participación de toda la comunidad, con el objetivo de promover una cultura preventiva e instalar una forma de comportamiento permanente, que invite a estar siempre preparados, ya que las situaciones de emergencia pueden presentarse en cualquier momento.

El PISE debe planificarse integrando programas preventivos, protocolos y estrategias de respuesta, a través de la identificación de los riesgos y recursos del establecimiento educacional, para ello, sugerimos implementar la metodología señalada por el MINEDUC y ONEMI que refiere 5 etapas para su elaboración, las cuales son:

  • Análisis histórico.
  • Investigación en terreno.
  • Discusión de prioridades.
  • Elaboración del mapa de riesgos y recursos.
  • Planificación de programas y planes de respuesta.

Es importante destacar que el MINEDUC señala que el Plan es Integral por los siguientes motivos:

  • Permite abordar la diversidad de amenazas a las que está expuesta la comunidad educativa, desde una lesión por esguince que provoca un accidente, hasta situaciones más complejas provocadas por un sismo de mayor intensidad.
  • Facilita el trabajo sobre los riesgos presentes al interior y en el entorno inmediato de cada Establecimiento Educacional. (tráfico de drogas, delincuencia u otros)
  • Es ampliamente participativo, al integrar a directivos, docentes, madres, padres, estudiantes, personal administrativo, organismos operativos, etc.
  • Proporciona la relación permanente con los organismos operativos: Salud, Bomberos, Carabineros, entre otros que determine el Comité, Consejo Escolar o Encargada/o de Seguridad.

En este sentido mantener una relación con instituciones que operen en situaciones de emergencia es fundamental, ya que nos permitirá conocer otras formas de estar preparados y mejorar nuestra respuesta frente a situaciones críticas.

Recordamos implementar las siguientes orientaciones del MINEDUC y ONEMI:

  • seguridad