Fortalecimiento de ambientes inclusivos para estudiantes con Necesidades Educativas Especiales

30 de diciembre 2019

El resguardo de una educación inclusiva en los establecimientos educacionales regulares y en aquellos  que cuentan con el Programa de Integración Escolar (PIE), debe orientarse a proteger los derechos de niños, niñas y jóvenes con necesidades especiales, en concordancia con el marco normativo educacional. Esto con la finalidad de mejorar la calidad, equidad e igualdad en la educación, y forjar una sociedad más respetuosa de las diferencias y la diversidad.

Los derechos de los estudiantes con Necesidades Educativas Especiales (NEE), están establecidos en la Ley General de Educación (Ley 20.370 ) y en la Ley 20.422, que establece normas sobre igualdad de oportunidades en inclusión social de personas con discapacidad, así como en el Decreto Exento N° 83 de 2015 del Ministerio de Educación, sobre diversificación de la enseñanza básica, y en otros mecanismos internacionales suscritos por Chile, como la Convención sobre  los Derechos del Niño y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

En este contexto, la protección y promoción de una convivencia pacífica, es un elemento clave para fortalecer el respeto de la dignidad humana, garantizar el bienestar y la educación integral de todos los estudiantes, resguardando la igualdad que el marco legal establece.

Un instrumento fundamental en el ámbito educacional, para el fortalecimiento y la promoción de la convivencia pacífica y respetuosa, es la Circular N° 482 de la Superintendencia de Educación, que imparte instrucciones sobre los reglamentos internos de los establecimientos educacionales de enseñanza básica y media que cuentan con reconocimiento oficial del Estado. Esta herramienta de apoyo para la comprensión y cumplimiento de la normativa educacional, regula las relaciones humanas y las normas de convivencia.

Al igual que todos los establecimientos educacionales, los centros educativos que integran estudiantes con necesidades educativas especiales, deben contemplar las normas de convivencia y principios que todo reglamento tiene que considerar, el respeto a la dignidad física y moral del estudiante y el interés superior del niño o niña, para el disfrute pleno y efectivo de sus derechos. Esto, teniendo siempre presente las condiciones particulares de cada estudiante, sus necesidades y características, atendiendo a la prevención y eliminación de todas las formas de discriminación que impidan el desarrollo, aprendizaje y participación.

En este sentido, todo reglamento interno debe establecer estrategias de información y capacitación destinadas a fomentar el respeto de la integridad física y moral de sus estudiantes, la prevención del maltrato, acoso o violencia, así como los hechos de connotación sexual, agresiones sexuales, y situaciones de riesgo que vulneren sus derechos.

Es fundamental también, que el establecimiento trabaje en la gestión colaborativa de conflictos, en la reparación de las acciones y conductas que afectan a otros, y en la comprensión y responsabilidad de nuestros actos. Los conflictos pueden ser una oportunidad valiosa para resignificar los valores, la convivencia y las relaciones humanas.

 

Estudiantes que presentan Necesidades Educativas Especiales  

Los estudiantes que presentan Necesidades Educativas Especiales, precisan ayudas y recursos adicionales, los cuales pueden ser humanos, materiales o pedagógicos, para conducir su proceso de desarrollo y aprendizaje, y contribuir al logro de los fines de la educación.

 

¿Qué tipo de Necesidades Educativas Especiales existen?

 

 Necesidades Educativas Especiales Permanentes

El Decreto N° 170, de 2009, del Ministerio de Educación, en su artículo 2°, las define como aquellas dificultades para  aprender y participar que determinados estudiantes experimentan durante toda su escolaridad como consecuencia de  una  discapacidad diagnosticada por un profesional competente y que demandan al sistema educacional la provisión de  apoyos y recursos extraordinarios para asegurar el aprendizaje escolar.

 Necesidades Educativas Especiales Transitorias

El Decreto N° 170, en su artículo 2°, las define como aquellas no permanentes que requieren los estudiantes  en algún  momento de su vida escolar a consecuencia de un trastorno o discapacidad diagnosticada por un profesional competente  y  que necesitan de ayudas y apoyos extraordinarios para acceder o progresar en el currículum por un determinado  período de su escolarización.

 

Orientaciones para el resguardo y la promoción del buen trato y el respeto a los estudiantes con NEE

  • Promover el respeto y la valoración de las diferencias, de la identidad de cada estudiante, sus características, capacidades, necesidades, intereses, ritmos y estilos de aprendizaje.
  • Favorecer acciones y espacios que permitan a las comunidades educativas conocer a sus estudiantes y a sus familias. Fomentar la participación de los apoderados en la construcción de una escuela inclusiva.
  • Los adultos que conforman la comunidad educativa tienen un rol esencial en la formación de niños, niñas, y adolescentes, son un referente a seguir, es necesario que enseñen y practiquen el respeto y la valoración de la diversidad, a través de su actuar cotidiano.
  • Estimular la cooperación y el intercambio entre los estudiantes, a través del trabajo en equipo, donde aprendan unos de otros.
  • Informar a la comunidad educativa sobre las redes de apoyo y/o derivación.

 

Es tarea de todos avanzar en la construcción de comunidades educativas inclusivas, de entornos solidarios, respetuosos de la diversidad, seguros y participativos que resguarden el desarrollo integral de todas y todos los estudiantes.

 

Para mayor información sobre la Circular sobre Reglamento Interno de los establecimientos educacionales de  enseñanza básica y media con reconocimiento oficial.

Agradecemos las orientaciones brindadas por la Unidad Educación Especial, https://especial.mineduc.cl/, Ministerio de Educación de Chile.