Los docentes y asistentes de la educación tienen derechos y responsabilidades, por esta razón el establecimiento debe resguardar las condiciones mínimas necesarias para el buen desempeño de su función.