La normativa vigente establece condiciones mínimas para desarrollar aprendizaje significativo en sus estudiantes, tales como: infraestructura adecuada, seguridad escolar, materiales de enseñanza, entre otros.