Admisión y matrícula: Sin discriminación en el acceso a la Educación Parvularia

Existen regulaciones para el proceso de admisión y matrícula del nivel parvulario cuya finalidad es el resguardo de derechos de los niños y niñas en el acceso y permanencia en salas cunas, jardines infantiles y establecimientos, en igualdad de oportunidades y sin discriminación.    

En los últimos años, en nuestro país, la Educación Parvularia se ha ido posicionando como el nivel educativo primordial en la generación temprana de aprendizajes, y del fortalecimiento del desarrollo y bienestar integral en niños y niñas.

En tal sentido, el acceso a una educación de calidad desde la primera infancia debe contemplar, necesariamente, un proceso de admisión y matrícula transparente y objetivo, donde se respete la dignidad de cada párvulo y su familia, con el fin de impedir prácticas discriminatorias, tanto en el ingreso como en la permanencia, resguardando así el derecho a la educación desde la sala cuna.

A continuación, se entrega información respecto de los criterios y regulaciones para los procesos de admisión y matrícula del nivel parvulario:

 

  • Publicando información en medios electrónicos, folletos o murales públicos.
  • Respetando la dignidad y diversidad de los niños, niñas y sus familias.
  • Asegurando la no discriminación arbitraria.

Se debe informar, en los casos que corresponda los siguientes aspectos:

  • Número de vacantes ofrecidas para cada nivel.
  • Criterios generales de admisión.
  • Plazo de postulación y fecha de publicación de los resultados.
  • Requisitos de los postulantes, antecedentes y documentación a presentar.
  • Tipos de pruebas a los que serán sometidos los postulantes.
  • Monto y condiciones de cobro para participar en el proceso.
  • Resultados del proceso y las respectivas listas de espera.

Se debe distinguir entre jardines infantiles públicos (JUNJI e INTEGRA), establecimientos municipales, de corporaciones municipales, u otras instituciones sin fines de lucro, y jardines infantiles particulares.

Para Jardines infantiles de JUNJI o INTEGRA, existen criterios de priorización y selección definidos especialmente para aquellos niños, niñas y familias que requieren mayores aportes del estado, los cuales pueden ser solicitados en los mismos jardines.

Según la Ley General de Educación, los criterios de selección de los establecimientos de Educación Parvularia son los definidos por los dueños o sostenedores. En el caso de los establecimientos subvencionados o que reciban aportes del estado y tengan oferta educativa para primer o segundo nivel de transición (Pre kínder o kínder) no pueden considerar el rendimiento escolar pasado o potencial del niño o niña, así como tampoco pueden exigir presentación de antecedentes socioeconómicos.

No, los certificados médicos por lo general no están considerados como un requisito para el proceso de admisión de ingreso a los jardines infantiles, sin embargo, en algunos casos, se constituyen en un antecedente necesario para entregar una atención integral a los párvulos que están postulando, por ejemplo: niños y niñas con necesidades educativas especiales y situaciones particulares de salud o de carácter alimentario.

Es justamente a partir de certificados médicos, que el establecimiento en ocasiones define para un niño o niña, la extensión de la jornada (media o completa), el nivel al que asistirá, el personal que lo atenderá, si requerirá de apoyos especiales (ayudas ortopédicas, presencia de un familiar o adulto significativo durante la jornada, etc.), o dietas de alimentación, entre otros.

Esta temática no está dentro de las competencias que regula la Superintendencia de Educación, no obstante, las entidades administradoras de jardines infantiles cuentan con definiciones en esta materia.

Para mayor información consultar a la entidad sostenedora respectivas:

  • Jardines infantiles o salas cunas de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI) puede consultar aquí
  • Jardines infantiles o salas cunas de Fundación INTEGRA puede consultar aquí  y,
  • En el caso de los particulares deberá consultar directamente en cada establecimiento educacional sobre la jornada y horarios.

En términos generales, independientemente si se trata de un establecimiento de Educación Parvularia público o privado, este proceso debe ser transparente e informado, indicándose la forma en que procederá a aplicarse la lista de espera, orden en que correrá, y criterios, cupos que van quedando disponibles, y como se irán asignando esos cupos.

  • En el caso de los jardines públicos, la lista de espera de párvulos se encuentra ordenada según criterios de priorización o selección, por lo que en el evento que ésta avance hasta la ubicación que corresponde a la o el interesada/o, la matrícula del niño o niña, no puede ser rechazada de manera arbitraria o sin fundamento.

Es necesario distinguir respecto de aquellos establecimientos que tienen reconocimiento oficial y aquellos que no cuentan con algún tipo de autorización:

  • En el caso de los establecimientos con reconocimiento oficial, son aquellos que tienen NT1 (Pre kínder) y NT2 (Kínder) y que reciben aportes o subvención del estado. Éstos pueden expulsar o cancelar matrícula, siempre que esto corresponda a medidas declaradas en el reglamento interno del establecimiento, las cuales están asociadas a ese tipo de sanción y después de haber aplicado medidas de apoyo psicosocial y pedagógicas, de tal forma que se evidencie el respeto a los principios de gradualidad y proporcionalidad. Estos establecimientos, deberán seguir el procedimiento establecido en la Ley de Subvenciones y la Ley de Inclusión.
  • Los jardines infantiles o salas cunas que se encuentran en periodo de adecuación para obtener reconocimiento oficial o autorización de funcionamiento, es decir que deben obtener una de las dos certificaciones ya señaladas antes de agosto 2019, no pueden expulsar ni cancelar matricula a los párvulos, pues no se permiten medidas disciplinares de este tipo en sus reglamentos internos.

El certificado deberá solicitarse directamente en el jardín infantil, a la directora del mismo o a la persona que ésta haya dispuesto como encargada de asuntos administrativos.

El certificado deberá solicitarse directamente en el jardín infantil, a la directora del mismo o a la persona que el sostenedor o ésta, haya dispuesto como encargada de asuntos administrativos.

No, por lo que estos establecimientos de Educación Parvularia, ya sean jardines infantiles y/o salas cuna, tienen el carácter de públicos, y por tanto no corresponde el cobro de mensualidades, como de ninguna otra exigencia de tipo económica.

En caso de hacerse solicitudes de aportes, como por ejemplo rifas o para realizar una actividad, siempre tendrán carácter de voluntario y no se podrá excluir de clases al párvulo o a la familia que no pueda o no quiera realizar el aporte.

La voluntariedad el cobro adicional deberá constar por escrito.

Según la Ley General de Educación, la Educación Parvularia no exige requisitos mínimos para su ingreso al nivel, sin embargo, en los establecimientos que cuentan con Reconocimiento Oficial, el ingreso de los niños y niñas a primer nivel de transición (NT1 o Pre kínder) es con cuatro años cumplidos al 31 de marzo, mientras que el ingreso al segundo nivel de transición (NT2 o Kínder) es con cinco años cumplidos en la misma fecha.

Los establecimientos del nivel que cuenten con Reconocimiento Oficial, deben considerar la siguiente edad máxima según el nivel o ciclo:

1º Nivel: Sala Cuna 0 a 2 años de edad.

2º Nivel: Nivel Medio 2 a 4 años de edad.

3º Nivel: Nivel de Transición 4 a 6 años de edad.

Los establecimientos que no opten a Reconocimiento Oficial tienen mayor flexibilidad para los niños y niñas que ingresen a los distintos niveles.

Te invitamos a conocer e informarte sobre Educación Parvularia, a través de nuestros  materiales de difusión del nivel:

Actualizado Enero 2018

  • parvulos
  • parvularia
  • preescolar
  • Proceso de Admisión